Taylor Swift y su Ritmo Enfermo

3 Febrero, 2015

Taylor Swift y su Ritmo Enfermo

Todo comenzó cuando Taylor Swift™ decidió hacer una canción llamada Shake It Off™, que las radios alrededor del mundo pusieron tan seguido como pudieron pues, aparentemente, está diseñada para ser pegajosa. Al ver que su disco era un éxito decidió (no sabemos si ella o algún inspirado agente) que tenía que ser la propietaria de las inspiradas frases que se lanzó en el album 1989™. Fue de esta manera que tras una sencilla batalla legal, Taylor Swift™ se hizo dueña de las frases "This Sick Beat"™, "Cause We Never Go Out of Style"™, "Could Show You Incredible Things"™, "Nice to Meet You. Where You Been?"™ y "Party like it's 1989"™.

Esto llevó a que muchos norteamericanos se viesen obligados a cuidar las cosas que dicen cuando están intentando fiestear como en el 89, o cuando tratan de decir algo entre ñoño y romántico a sus parejas mientras se sacan fotos para sus respectivos instagrams™. El abuso de poder llegó al punto que se está hablando de intervenciones armadas a cargo de fanáticos acérrimos de la cantante, quienes amenazaron con hacer uso de armas de fuego™ si es que el pueblo norteamericano™ no acata la autoridad de Swift™. Se sabe de un caso de un muchacho desaparecido tras una denuncia realizada por su novia, acusandolo de haberle dicho que le mostraría cosas increíbles.

Eso fue hasta que Ben Norton, de la banda Peculate, decidió que estaba cansado de que frases, o palabras, pudiesen ser registradas bajo derechos de autor otrogando propiedad legal sobre las mismas y permitiendo a los ricos que se hiciesen más ricos al hacerlo. Subiendo un vídeo a Youtube hizo presente su protesta, insistiendo que no solo va dirigida contra Taylor Swift™ y logrando que otros artistas, como Dave Tremblay de Vod, se uniesen a la movida, invitando a otros a unirse también haciendo su propia versión de This Sick Beat™.

Nosotros opinamos que a la canción de Norton le faltan líricos más profundos, pero que en espíritu de la protesta le vamos a perdonar no solo eso, pues el magnánimo #GranGorila™ decidió perdonarle la audacia de usar la frase registrada por el mismísimo gorilón "This sick f'ing beat"™ y encima clamar que no tiene dueño leal aun. Así que moralejas del día, gorilitas: nadie es perfecto y no existe la mala publicidad.