Cinco escandalosamente malas decisiones de casting

9 Febrero, 2014

Cinco escandalosamente malas decisiones de casting

El Big Gorila y todos los monos en redacción estamos rascándonos la cabeza en razón de las últimas decisiones de casting relacionadas con uno de sus personajes favoritos en el mundo del cómic Lex Luthor y ya van cinco horas continuas viendo las fotos de Barbara Bush y Elizabeth Banks para ver si encontramos algo en común. Pero la verdad sea dicha ni el rey de los monos ni nadie puede ver el futuro y ver como terminarán esas empresas. Lo que si podemos hacer es dar un repaso a decisiones que no solo parecían malas, sino que a la larga resultaron ser un desastre y quedaron grabadas para la posteridad y son una lección para las generaciones por venir.

Van a ver un patrón repetirse en estos incisos queridos monos, los desastres mas sonados vienen de la mano de personajes históricos y de cómic, la razón es que hay material original a que atenerse y comparar. Por lo que nos reservamos dar veredictos sobre actitud y actuación como por ejemplo Ellijah Wood haciendo de hooligan o Sean Connery teniendo sexo con Catherine Zeta Jones a sus setenta y algo (vamos a vomitar...esperen un minutito).

5.- JESSICA ALBA - SUSAN STORM (2005).

Hace falta tener un desorden psicológico de esos que no te permiten distinguir con que color de crayon pintas la copa de un árbol para castear a una actriz con aires latinos y mexicanos como Jessica Alba para encarnar a la quinta esencia de rubio, hablamos de la esposa de Mr. Fantástico Sue Storm la mujer invisible.

Como fanáticos de las comiquitas en la Revista Gorila consideramos que esto fue un enérgico "dedo del medio" por parte de los realizadores a los entusiastas del supergrupo "somos Hollywood hacemos lo que queremos". Para rematar tuvimos que bancarnos verla con contactos azules y dos kilos de maquillaje que la hacía parecerse a los hermanos Wayans en White Chicks. Castear una bomba trigueña para luego pasar horas pintándola de blanco parece ser una decisión que alguien con un serio transtorno psicopático tomaría.

El tiempo sin embargo la ha convertido en "la buena" Susan Storm, gracias Josh Trank.

4.- ROSSIE O'DONNELL  - BETTY MÁRMOL (1994).

Un claro ejemplo de "que demonios estaban pensando", la buena de Betty fue desde siempre una broma encarnada, desde que veíamos la serie de niños nos preguntábamos como le hacía el bueno de "cuchi - cuchi" para tener una esposa tan hermosa, y por supuesto la respuesta es su buen sentido del humor y su personalidad encantadora, pero ESE ES EL CHISTE, castéen a alguien como Rossie O'Donnell y bueno sigue siendo un chiste, pero de otra connotación. Lo gracioso es que en esta ocasión tenemos material histórico al cual atenernos. Hasta que este bodrio vió la luz los estudiantes de los Estados Unidos tenían a Betty como segundo personaje de ficción favorito para fantasear superada solo por Jessica Rabbit, pero algún genio de casting nos salió con este nombre que para rematar se declaró lesbiana años después (no es que haya nada malo con eso, parafraseando al buen Seinfield) y sepultó cien metros bajo tierra cualquier relación entre Betty y líbido por los siglos de los siglos amén.

3.- KEANU REEVES - CONSTANTINE (2005).

Cuando lees por primera vez las historias de este nihilista Liverpuliano cazador de demonios con una actitud horripilante hacia sus amigos y serios problemas con la autoridad que te recuerda a Sting en Quadrophenia (de ahí sacó la inspiración Alan Moore, que lo creó, de hecho) lo último que pasa por tu cabeza es el arquetipo de desempleado barbón leyendo el periódico en algún metro norteamericano Keanu Reeves, Hugh Laurie, Ewan McGregor o el mismísimo Sting habrían tenido mucho más sentido. El consuelo es que se viene un Constantine de televisión mas acorde con los gratos recuerdos que tenemos de él. De hecho aquí disculpamos hasta a los realizadores, ya que obras como Bram Stoker's Dracula donde Reeves se las arregla para pasar desapercibido como Jonathan Harker ante un elenco estelar que haría brillar hasta un faro de luz, El pequeño Buda o Dogstar nos demuestran que bueno ... Reeves es malo actuando y de hecho se parece bastante mas Leo Messi, aunque es bueno matando gente, así que dejamos fuera esa joya llamada John Wick.

2.- COLLIN FARREL - ALEJANDRO MAGNO (2004).

El hecho de que Oliver Stone esté loco era algo bueno la mayoría de las veces, nos dió una lluvia de napalm en Pelotón y momentos alucinantes en Asesinos por naturaleza, pero en esta película se le cayó completamente la estantería. La lista de decisiones disptaradas tiene su punto sublime en el dato, por ejemplo, de que como no podían eliminar bajo ninguna premisa el acento "oirish" de Colin, este se le impuso al resto del cast para que no resulte incómodo al espectador (no es broma). Durante toda la película se nos hace imposible entender como este teñido llorón es el dueño de medio mundo, es un punto muy alto en la carrera de cualquier director hacer que Farrell pierda hasta el último centilitro de "baddasery", que es de hecho la razón por la cual llegó al proyecto, presumimos.

1.- JOHN WAYNE - GENGHIS KHAN (1956).

Terminamos con un toque de cine clásico en el recuento gorila, cuentan los relatos de los cronistas de esta tragedia de película The conqueror ( y tragedia con letras mayúsculas, por hechos que relataremos en otra nota), que el guión fue encontrado por John Wayne en el escritorio del director Dick Powell y la leyenda del western se empecinó en hacer el papel. Duele ver al "Duke" con ese bigote falso haciendo el ridículo, pero no es ni de lejos lo mas triste de este film. Las malas decisiones con respecto a esta película se dieron una tras otra hasta que se terminó filmando en un campo de pruebas nucleares, lo que le costó la vida a casi todo el reparto entre ellos Pedro Armendariz, el mismo Wayne, Susan Hayward y a Agnes Moorehead. Lo que demuestra que cuando un actor estelar se topa con un rol que quiere, no hay poder en el mundo que pueda impedírselo.