CONOCE AL SURFER Y MAESTRO POKEMON QUE DETUVO AL VIRUS WANNACRY

22 Mayo, 2017

CONOCE AL SURFER Y MAESTRO POKEMON QUE DETUVO AL VIRUS WANNACRY

Marcus Hutchins es un entusiasta de la informática inglés de 22 años, al que le gusta la pizza y la cerveza; su mayor preocupación hasta hace algunos días eran los eventos niantic pokemon, ya que es un gran fanático, el hombre hasta es un facifista surfero, un póster de despreocupación y optimismo, que parece nostálgico para estos tiempos modernos.

Sin embargo fue el héroe que le hizo frente al contagio masivo hacker perpetrado por los creadores del virus WannaCry que hace dos semanas paralizó a casi todo el mundo, cuando un grupo de “mother-hackers” bloqueó casi 250.000 computadoras en más de 150 países alrededor del globo.

Investigaciones determinaron que el virus podría haberse originado en Rusia,los mismos Estados Unidos,la República Popular China, Corea del Norte o Perú

Entre los afectados se encontraban empresas de importancia como compañías Telefónicas o el sistema sanitario de Reino Unido, a quienes se solicitaba cantidades de dinero para desencriptar su información bloqueada tras una contraseña que los hackers ofrecían si se les pagaba 1.500 euros en Bitcoins.

Sn embargo en el pasado ya habían llegado a pedir hasta 17.000 dólares para desencriptar el sistema informático de los hospitales de los ángeles.

Pero el inventivo Marcus encontró una solución a este ataque masivo sin precedentes, haciendo lo posible para mantenerse en el anonimato, bajo su “Nick” MalwareTech, su nombre no tardó en filtrarse.

Este curioso héroe creado por las circunstancias que hoy por hoy reniega de su fama, encontró una falla en el virus tan elemental que no le podría habersele ocurrido al más capo de los expertos en seguridad de ninguna compañía.

Primero, infectó a propósito su propia computadora con el malware, la utilizó como muestra para analizar en compañía de su amigo; al ejecutarlo se percató que el virus llamaba a un dominio no registrado que finalizaba en ‘gwea.com’. Inmediatamente, verificó que el dominio estaba libre, y lo único que hizo fue comprarlo por la insignificante suma de 10,69 dólares y redirigió el tráfico a un servidor de Los Ángeles.

Con esta movida maestra no eliminó el virus, pero sí consiguió frenarlo y desviarlo. Una vez logrado eso, publicó lo realizado en twitter para ver si otro hacker podía confirmar si su método era efectivo. En seguida se escuchó en todo el mundo el sonido de cientos de quijadas de todos los grandes jefes de seguridad de todos los departamentos informáticos del mundo cayendo al piso, Marcus parchó el virus con una solución brillante barata y lógica.

En este momento a Marcus le están lloviendo ofertas de trabajo por su creatividad y su brillante manera de solucionar problemas en red, y ya es colaborador pagado del Centro de Seguridad Cibernética británica para evitar que los hackers hagan de las suyas.

Pero como toda historia tiene una dosis de ironía, el dinero y la gloria parecen no importarle al surfista cuya preocupación más grande en este momento es que se haya filtrado su identidad ya que espera una venganza peluda de los creadores del virus y mucho ajetreo y agobio que no necesita en su vida, paz.