OUYA LA PEQUEÑA CONSOLITA QUE NO PUDO

18 Junio, 2017

OUYA LA PEQUEÑA CONSOLITA QUE NO PUDO

Hoy Recordamos en la Redacción Gorila a la pequeña OUYA, esa consola basada en el sistema operativo Android que prometía allá por el 2012 sacar del negocio a grandes como PlayStation y Xbox, ya que su precio era nada despreciable, solo 99 dólares acorde a su interesante pequeño tamaño y diseño.  

Tras solo dos años  A Apenas han pasado dos años desde que salió por la puerta grande en Kickstarter, casi 9 millones de dólares fueron recaudados de las billeteras de los cínicos de las grandes empresas y jugadores viejos que buscaban apoyar el sueño independiente. Estamos hablando del respaldo de casi 63.000 inversores, que se comieron la profecía de su arrollador éxito.

La pequeña OUYA vio finalmente la luz a mediados de 2013, a solo seis meses de que saliera la Play 4 y el X BOX one. Sin embargo la limitada librería de juegos, el hecho de que todos ya estaban disponibles en google play en teléfonos y especialmente problemas de conectividad con los controlles (horror) decepcionó a todos los que habían apostado por el sueño. No ayudó el retraso en la entrega a los propios inversores del Kickstarter y sus horripilantes anuncios animados.

La fundadora de la empresa Julie Uhrman, se refirió a los errores asegurando que la consola no estaba acabada y prometió lanzar nuevas versiones de hardware por año, así que, para 2013 se lanzó la OUYA 2.0 con 16GB un mando mejorado y firmware actualizado, la forma era idéntica a la anterior.

Además aprovechando su éxito como kickstarter, la competencia soló al producto ofreciendo lo mismo y mejor, así aparecieron la consola Mojo de Mad Catz, el Gamepop y el Gamestick , todas con especificaciones más óptimas, aunque los precios variaban.  

Su juego emblema “TowerFall Ascension” se vendía como el juego definitivo de puntería y combate inspirado en los clásicos de la era dorada con la adición de la opción multijugador, pero solo vendió 7 mil copias, lo cual es triste, porque la verdad es muy bueno.

E sus últimos meses se lanzaron varias ediciones limitadas, upgrades y juegos exclusivos, pero la oposición real a los grandes de la industria jamás llegó y los entusiastas se desencantaron. El canto del cisne fue el anuncio de OUYA EVERYWHERE, que permitiría disfrutar de su contenido exclusivo en cualquier plataforma Android. Para abril de 2015 ya era un hecho que OUYA estaba tratando de venderse al mejor postor a cualquier precio para escapar del agujero negro de deuda que había generado.

Al final de su corta y prometedora existencia, todos sus empleados y tecnología fue absorbido por razer, desarrolladores de productos para jugadores de PC. La lección que aprendió todo el mundo del gaming es que aunque una idea sea fascinante y revolucionaria, es un arte en sí mismo lanzar una consola y si no tienes los contactos adecuados entre las grandes compañías distribuidoras de videojuegos y un colchón económico considerable para usar cuando aparezcan repentinamente los problemas y pérdidas iniciales, será GAME OVER.