LOS CINCO MONSTRUOS DE CINE MEJOR DISEÑADOS.

14 Mayo, 2014

LOS CINCO MONSTRUOS DE CINE MEJOR DISEÑADOS.

Esta semna lastimosamente nos ha dejado un grande. Tras sufrir una caída, el amo del aerógrafo y el surrealismo de psadilla Hanz Ruedi Giger falleció a los 74 años, el Gorila le rinde un sentido homenaje ennumerando junto al suyo a otros monstruos que nos dieron escalofríos en la gran pantalla y para completar el viaje fueron diseñados con genialidad. Muchos monstruos épicos como los graboids de Tremors o David Kessler de Un hombre lobo americano en Londres, se quedaron fuera pero vamos, entre monstruos no hay piedad.   

5. PINHEAD (1987).

La novella de Clive Barker The Hellbound Heart nos presentó al personaje de Pinhead y a los cenobitas una orden de masoquistas interdimenasionales pseudo religiosos. Para darles imagen Barker se inspiro en parafernalia catolicista, punk y moda sadomasoquista alrededor de todo el mundo. La inspiración para el infame cara-pincho sin embargo llegó de la mano de unas fotos de fetiches africanos en madera, se trataba de cabezas perforadas con cientos de clavos la mayoría con rostros de ira, se completó la apariencia con vestimenta de cuero, el maquillista Geoff Portass ayudó con el maquillaje y nació uno de los seres de pesadilla más icónicos de la historia del cine.

 4. LA COSA (1982).

Las docenas de versiones del alien metamorfo que acecha a los desventurados protagonistas de la cosa, es la obra de varias personas, la criatura se hizo mas compleja mientras avanzaba la producción y el presupuesto original para efectos de 750.000 dólares se había doblado para cuando se acabó de rodar la película. El dibujante de comics Mike Plogg y Mentor Huebner fueron los pobres diablos encargados de diseñar esta criatura cambiante que dependía del guión del hijo del actor Burt Lancaster, Bill. Al barco se sumaron los amos del maquillaje Stan Winston y Rob Botin. El resultado es una criatura de pesadilla que no muere jamás y que hasta el día de hoy puede tranquilamente competir con cualquier barbaridad de esas generadas con computadora.

3. BRUNDL MOSCA (1986).

Tomen el relato original de 1958, súmenle las visiones retorcidas del director de culto David Cronemberg y tienen una versión de pesadilla de la original "metamorfosis" donde Jeff Goldblum (Seth Brundle) experimenta con transportación y comienza a aparentemente desintegrarse delante de nuestros ojos. Pero la realidad es mas macabra, puesto que en realidad se está transformando en híbrido de mosca y humano. Los diseños originales del maquillador Chris Walas eran a gusto del directro demasiado "de insecto", Cronemberg dejó en claro que Brundl no era ni insecto, ni humano; era una realidad nueva. Fue así que el equipo de efectos tuvo que recurrir a un libro de enfermedades para inspirarse, el resto es historia, así como Brundl.

2. DEPREDADOR (1987).

Antes del escamoso "ugly madafacka" en palabras del buen "Gobernaitor" Arnold Scwarzenegger, El depredador tenía un aspecto bastante mas de insecto y estaba interpretado por nada mas y nada menos que Jean Claude Van Damme, pero fue deshechado y con la producción pisándole los talones John McTiernan recurrió al genio del maquillaje y tecnología Stan Winston, que fue recomendado (y esto no lo sabe todo el mundo) por Arnold. Cuando Winston arribó no sabía muy bien que mostrarle al productor Joel Silver y decidió hacer un boceto inspirado por un cuadro de un guerrero rasta que estaba en la misma oficina de Silver mientras esperaba para hablar con él. También recordó un comentario de un joven James Cameron que dijo algo así como "enormes mandíbulas". No obstante a la prisa y a lo casual de su creación el depredador sigue siendo hasta hoy una criatura fascinante visualmente.

1. ALIEN (1979).

Y en el tope de la lista por mérito indiscutible una de las mas horribles criaturas jamás imaginada. Salió de la mente del genio del aerógrafo Hans Ruedi Giger, el artista fue reclutado por Riddley Scott de un equipo que había formado para adaptar la obra de ciencia ficción Dune el controversial director Alejandro Jodorowski, obra que jamás vió la luz. Scott lo conoció gracias al escritor Dan O'Bannon (otro del team Dune) que le facilitó una copia del libro de Giger Necronomicon esos bocetos fueron la inspiración para el horrible parásito espacial. A pesar de varias reservas Giger y Scott decidieron que el monstruo sería un hombre alto y delgado con un traje de criatura que tenía un diseño elegante, La estética de Giger produjo que la criatura no tuviera ojos, solo un elongado y fálico cráneo, cola prénsil, exoesqueleto y por su puesto al final pero no menos importante la horripilante boca secundaria.