WHITE KNIGHT, UN HITO EN EL MITO DE BATMAN

9 Octubre, 2017

WHITE KNIGHT, UN HITO EN EL MITO DE BATMAN

Desde hace años los fanáticos que habíamos apreciado el trabajo de Sean Gordon Murphy en cómics como Batman/Scarecrow Year One, American Vampire y su genial Punk Rock Jesus, estábamos a la espera de que alguien le encomiende un trabajo realmente grande.

DC cómics se ha arriesgado a presentar White Knight en medio de la publicación de METAL, que no solo es uno de sus eventos más extravagantes y rimbombantes, sino que trata casi enteramente de una dimensión completa de versiones alternativas de Batman; aún en medio de este caos White Knight no solo ha capturado la imaginación de los fanáticos, sino que se perfila para convertirse en material de culto de la talla de cómics como Arkham Asylum o The Dark Knight Returns.

UN UNIVERSO NUEVO Y CONOCIDO AL MISMO TIEMPO

Los sucesos a narrar toman lugar en un universo que se presta elementos principalmente de las historias desarolladas en Batman The animated Series, la amada serie animada de 1992 creada por Bruce Timm y Eric Radomski, además de incorporar narrativas utilizadas en las películas de Tim Burton y hasta las de Joel Schumacher. La identidad del Joker se establece como la de Jack Napier, el asesino de los padres de Batman en la primera película de Tim Burton.

La discusión acerca de si Batman en realidad no controla a sus enemigos, sino que los crea, siendo él el problema más grande de Gotham, es llevado a un nuevo límite con un Joker insinuando que podría haber vencido a Batman hace años, pero que su coexistencia es lo que hace que torture a toda la ciudad, esto hace que Batman pierda la cabeza e incurra en una brutal golpiza que a diferencia de ser soportada y hasta celebrada, como en otras historias, lleva a un debate (vigente en el mundo real hoy más que nunca) acerca de quién es el verdadero villano.

Así, la brutalidad policial de un departamento que elige hacer la vista gorda con un justiciero y la degeneración mental de Batman a través de los años es el barómetro que dirige la historia, mientras vemos surgir otro postulado recurrente en los cómics, que el estado de locura del huasón en realidad es un estado de “ultra conciencia razonable”.

El resultado es un número uno de siete, que perfila la pregunta de quién es realmente e villano con una seriedad y un arte que jamás se había propuesto y promete aportar aún más grandiosidad al mito del murciélago, con un trabajo que justificadamente no lleva el sello de “else worlds” ya que se siente como algo íntimo y un vistazo muy serio, real y necesario al personaje.

No podemos hacer más que recomendarles, no solo que compren o bajen un número uno, sino que lo redireccionen a algún amigo que ha perdido la fe en los cómics, ya que a criterio de la redacción Gorila, ha nacido un nuevo clásico, que gira el mito de Batman de una manera casi tan significativa como Frank Miller o Grant Morrison lo hicieron en el pasado.