MASACRE NAVIDEÑA EN MARVEL, SE CANCELAN 7 TÍTULOS

24 Diciembre, 2017

MASACRE NAVIDEÑA EN MARVEL, SE CANCELAN 7 TÍTULOS

Antes de que termine el año, la casa de las ideas ha decidido dar una vuelta radical de timón, las bajas ventas terminaron por forzar al nuevo editor C.B. Cebulski a tomar una decisión radical y terminar con el tiraje de 7 títulos, todos asociados lastimosamente al giro que dio Marvel hace algunos años en apoyo a políticas de justicia social.

La redacción gorila ya había observado que no obstante de ser muy apreciados por la crítica y la prensa por acomodarse a sus agendas culturales, los títulos observados no se vendían bien y los redistribuidores batallaron todos los años con la editorial, llegando inclusive a protagonizar altercados como el ocurrido en la Comic-Con de Nueva York de este año, donde los vendedores prácticamente le dieron un ultimátum a la editorial.

También fue observado por los fans que el trabajo de los nuevos talentos impulsados por Marvel no estaba a la talla de los estándares de la editorial y afirmaban que su contratación se debía a una iniciativa de la editorial de ser inclusiva, habiendo seguido una lógica extraña de que varios escritores nóveles que componen sexualidades y razas diversas de américa, serían la voz correcta para los personajes que debían ser, en teoría, como ellos.

Esto condujo sin embargo a que varios lectores observen el carácter de muchos de los personajes nuevos, todos antagonizantes y angustiantes, la pobre calidad gráfica y de guión; pero principalmente el cambio de varios personajes canónicos de la empresa como Bobby Drake, fundador de los X Men en su identidad de Iceman, que “salió repentinamente del clóset” en una nueva serie guionizada por Sina Grace, que polarizó hasta al público a quien iba dirigida, pues se jugaba con la idea de que Jean Grey probablemente había lavado el cerebro del personaje. A través de su cuenta twitter el autor publicó una carta agradeciendo a los fans, recriminando a los cínicos y textualmente “no arrepintiéndose de nada”.

 

Los autores nóveles, lejos de contratacar creando nuevas historias con calidad que terminen con las críticas de los fanáticos, antagonizaron con ellos a lo largo de todo el año en redes sociales, protagonizando bochornosos episodos de la mano de muchos veteranos como Dan Slott que ha sido arrastrado junto a su serie del hombre araña en este huracán de descontento.

Las series canceladas son: Gwenpool de Heater Antos, guionista y protagonista del penoso incidente del “milk shake” que ya reportamos en otra nota, la nueva Hawkeye: Katherine Bishop que fue reducida a ser el sidekick de América Chávez, la primera lesbiana interdimensional latina que también fue cancelada. El ya nombrado controversial título de Iceman guionizado por Sina Grace también mordió el polvo al igual que Luke Cage y los Defenders de Brian Michael Bendis.

Pero probablemente la salida más sonada es la de la Capitana Marvel: Carol Danvers, que tiene una película en desarrollo y que es considerada por muchos como el avatar de toda esta etapa de justicial social de la editorial. Esto es un claro borrón y cuenta nueva del editor que “limpia la casa” y deshace así una época extraña, donde personajes como América Chavez son cancelados a pesar de haber sido elegida como “superhéroe del año” por portales como Entertainment Weekly o What Culture solo unos días antes.

Esto delata a criterio de los fans, la existencia de una “crítica manufacturada y complaciente” (en medio de una denuncia de la misma naturaleza por la crítica de la última película de Star Wars) donde ya no se toma en cuenta la calidad del personaje ni el producto siempre y cuando cope las exigencias de una agendas mediática y sociopolítica de sectores de gran inversión. O contrariamente podría delatar que los fanáticos son intolerantes y logran que buenas ideas seas desechadas en base solo a su disentimiento o pensamiento retrógrada.

La verdad es que en la redacción Gorila nos atenemos a lo que habla en última instancia, que son las ventas y Marvel tuvo un año desastroso con todos estos títulos vendiendo un promedio de 8.000 copias en Estados Unidos por mes, frente a una escalofriante cifra de 120.000 amasados por el mejor comic de la competencia el esperado “Doomsday clock”. Los cómics son al fin y al cabo un negocio y como tal, no obstante de permanecer vigentes con el “espíritu de una época”, también deben ofrecer material que la gente que consume cómics quiera leer, antagonizar con el público, burlarse de él en los mismos cómics, retratándolos como villanos y gente anticuada, terminó por romper ciclo del negocio.

Mucho público joven que gravita alrededor de los cómics que se identifican fuertemente con la agenda de inclusión como los cosplayers y entusiastas de las redes en portales como twitter y tumblr han anunciado retirar su apoyo a la empresa, mientras otro gran sector celebra la cancelación de estos títulos, son tiempos tribulados los que nos tocó ver como fanáticos.

Muchos de estos personajes sin embargo retornarán en la serie animada de Marvel Rising a estrenarse el año 2018 y deseamos de todo corazón que el cambio de formato les favorezca y logren florecer y más que nada, que Marvel vuelva a ser el corazón de la industria.