LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2017

27 Diciembre, 2017

LAS MEJORES PELÍCULAS DE 2017

Por Kike Prieto

A lo largo del año la redacción Gorila ha tenido que estar pendiente de cuanta promesa golpeaba la pantalla grande y hemos sido sorprendidos y decepcionados por muchas cosas, en el epílogo de este 2017 y dejando en claro que esta lista seguro será complementada por un “grandes sorpresas” como A Ghost Story o Wind River, en un plan mas indie o “grandes decepciones” como Spider Man: Homecoming o The Dark Tower, vamos a contar lo mejor del año. También aclararles que no esperen cosas como Star Wars, La Liga de la justicia (aunque esa califica tranquilamente a decpeción o hasta la peor del año) o Thor acá, ni discusiones semánticas de porqué ese tipo de cine ni siquiera está creado para ser bueno, esa charla es para otro día.

Es importante que recuerden que esta es solo nuestra opinión y cualquier disentimiento puede ser agenciado con sus comentarios gorilitas, comencemos:

GET OUT

La noción de que el comentario social puede ser correcta y hasta directamente abordado siempre que se haga legítimamente en una película, debería ser enmarcado y colgado en la puerta de entrada en todos los estudios. El nobel director Jordan Peele, antes comediante en los shows de televisión Mad TV y Key & Peele, demuestra otra máxima gorila que reza que todos los comediantes tienen un don especial para asustar a la gente. Una película con presupuesto de risa que es casi la veinteava parte de un blockbuster de verano, se dio el gusto de intrigar a toda la crítica y traer de regreso al cine de autor de terror y como ya dijimos, con un comentario social inteligente y sincero que no es santurrón ni prejuicioso (oh la ironía), una delicia que debes disfrutar antes que acabe el año.

IT

A principios de septiembre de este año, el director argentino Andy Muschietti nos demostró que hacer un reboot, usar aspectos de otros productos de moda (como Stranger things, que de hecho es un raro caso de retro-avant influencia) y más que nada adaptar a Stephen King (una célebre maldición hollywoodense) es posible, siempre y cuando se le ponga más cabeza que signos de dólar al asunto. Los perdedores de Derry viajaron de los 50s a los 80s y la pesadilla de toda una generación, el payaso Pennywise, encontró alguien que llene decentemente sus “zapatos tan grandes” con decencia en el impresionante Bill Skarsgard. El terror es más que ruido y gore, una lección de sutileza rara en estos tiempos.

MOTHER

Ya sea que consideres que la metáfora es sublime (como la mitad de la redacción gorila) o que, aunque odias que te sermoneen, aún consideras que la experiencia cinemática fue transgresora y un ataque brutal a tus sentido (como la otra mitad de la redacción gorila). La verdad es que este film es una obra que no puede dejar indiferente a nadie, digan lo que sea sobre la presunción o carácter del director Darren Aronofsky, el hombre sabe de qué se trata hacer una película. Punto.

BABY DRIVER

Parece que la receta de cultura pop y novedosas transiciones cinematográficas, es una que nunca va a dejar de rendirle rédito a Edgar Wright. Si complementamos eso con probablemente el soundtrack mejor elaborado en los tiempos modernos y ese ojo que tiene el director para ensamblar grandes casts, tenemos uno de esas obras que deberías obligar a todos tus conocidos a que disfruten y en el camino, te haces al canchero.

Un momento curioso en la historia además, pues fue lo último que vimos de Kevin Spacey antes de que sus malas acciones le exploten en la cara y todo el jurado moral en que se ha convertido la red, lo crucifiquen. Además de ser obligatoria, ya lo dijimos, su OST es un ítem que no debería faltar en tu playlist.

LOGAN

Otra regla se rompió este año, con el género heroico explotando a todo su potencial de la mano del director James Mangold. Tras haber fracasado en su primer acercamiento a Wolverine usando fórmulas convencionales, pintó un lienzo pesimista con colores de varios otros géneros como el noir y el western, logrando evocar su mejor trabajo como El tren a Yuma o Copland en una película que prometía ser más de lo mismo y terminó presentándonos a la mejor versión de Wolverine y el Profesor X en todo el universo cinematográfico de X Men, y como olvidarnos de la increíble Dafne Keen. Es una montaña rusa emocional que te golpea en la cara y termina con el cine en un solo llanto ante la X que marca la muerte digna de un héroe, un privilegio raro en un género tan rimbombante, que dadas las últimas adquisiciones de Disney, puede que nos arrebaten con otra producción de plantilla.

                       

DUNKIRK

Otro complejo y magistralmente rodado rompecabezas de Christopher Nolan, que demostró que no necesita obligatoriamente el sci fi o la fantasía para ponerte al borde del asiento. Un timeline fracturado nos mete en las botas de los protagonistas del milagro de Dunkerke y aunque los obligatorios cínicos observaron la fidelidad histórica, cuando tu objetivo es hacer buen cine sin servilismos ni subestimaciones al observador, se exhalan  fescura y creatividad en todos los cuadros. Cuando haces ver bien a Harry Styles como protagónico, deberían darte dos óscares colados con cinta aislante.

   

BLADE RUNNER 2049

Encontrar una secuela en este año, o en cualquier año, que hay demostrado un amor incondicional por el material de fuente y ampliado sus alternativas narrativas es “presenciar un milagro” como reza el film. Mucha crítica en los días próximos a su estreno vinieron de una mentalidad que se ha acostumbrado a crear franquicias, serializar y expandir universos en afán de prorroguismo, nadie entendía como un director solo podía “continuar” Blade Runner, sin más afán que eso.

Sin embargo Denis Villeneuve construyó la carta de amor definitiva, con el trato visual, la atmósfera y todo lo que ha hecho de su cine algo tan característico y auténtico. Una delicia, y a criterio de la redacción gorila, la mejor del año.