LAS PEORES PELÍCULAS DE 2017

3 Enero, 2018

LAS PEORES PELÍCULAS DE 2017

POR QUÉ. ¿Qué es lo que hace que la redacción gorila, que se precia de disfrutar el buen cine, termine con las manos en la cabeza o deseando sacarse los ojos con una cuchara en una anónima butaca viendo Geostorm? Probablemente nos da un punto de vista acerca de toda la construcción de la realidad, probablemente solo somos masoquistas o probablemente recopilamos maniáticamente data para hacer otra de esas listas peludas que tú, monito querido, tanto disfrutas. Comencemos con algunas de las producciones que más aborrecimos el año que acaba de concluir.

Como siempre recordarte que esto es solo nuestra opinión y respetamos mucho la tuya, por lo que, si difieres, eres bienvenido a adornar la caja de comentarios, el lugar donde todo lo horrible inventado por el hombre vive, y si nos olvidamos de alguna, también danos un jalón de orejas de mono.

FLATLINERS

La noventera joya relativamente desconocida de Joel Schumacher es uno de los placeres culposos de la Redacción Gorila, la amamos.

Desde que le cambiaron el título en español de “Línea mortal” a “Enganchados con la muerte” sabíamos que se venía la noche. Niels Arden Oplev, dirigió la brutal adaptación de Millenium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres y tras desfilar por series de TV como Bajo el domo y Mr. Robot de manera interesante se mandó este desbarajuste que no solo no corrige los errores que tenía la primera, sino que amplifica al mil por ciento todo lo que odiamos del cine de terror actual. Olvidados quedan el suspenso y el ambiente gótico del material de referencia aún con un Kiefer Sutherland haciendo el usual “cameo pedorro que no tiene nada que ver con su personaje original”.

Si apareces en la lista del desprecio Gorila tienes que haber hecho algo especial y justamente esta película es una experiencia horripilante (en el mal sentido de la palabra) digna de vaciar cines e ideal como terapia para el insomnio, quemen unas copias para tratar a la familia. Una pena por Diego Luna y Ellen Page

THE SNOWMAN

Jo Nesbo es el líder y cantante del grupo musical de rock noruego Di Derre. Ha creado dos de las sagas literarias más discordantes entre ellas, por un solo autor, de todos los tiempos. Una de ellas es la juvenil “Doctor Proctor” que inspiró dos películas y la saga del Comisario Harry Hole, que consta de más de diez libros y que se estrenaba en las pantallas estadounidenses con The Snowman. Es un triste caso donde todas las partes separadas anunciaban un gran film, buen material de origen, director inmejorable en Tomas Alfredson (Tinker, Tailor Soldier, Spy, Let the right one in), protagónicos inigualables en Michael Fasbender y Rebecca Ferguson y hasta cinematógrafo de lujo en Dion Beebe; pero nada cuajó, el pán textualmente se quemó de lo bueno que estaba.

Un thriller psicológico presuntuoso que se vuelve insoportable y donde el potencial que presentaba se convierte en mecánico, previsible y frío, una pena y una decepción tan grande que le gana un puesto con merecimiento.

THE BYE BYE MAN

Es una pena que un género tan amado por los intelectualmente “cutres” (en el buen sentido de la palabra) siempre tenga que ofrecer unas cuatro entradas en el salón de la infamia anual.

El conocimiento profano de un perseguidor paranormal del que no se puede escapar, es algo que películas como It Follows explotaron con maestría en el pasado, pero en esta ocasión el cine completo era un lagrimar de risas, con idas y venidas que a momentos hasta parecían una falta de respeto a la audiencia. Las acumulaciones idiotas de tópicos y las escenas de muerte más hilarantes jamás vistas, hacen de esta una experiencia que casi puede resultar placentera, si uno va con la idea de que es basura y una bolsa enorme de pipocas.

Incompetencia a casi todos los niveles la hacen sin duda la más “accidentalmente hilarante” del año.

RESIDENT EVIL: THE FINAL CHAPTER

Caímos, pensábamos que el final de la saga sería algo con por lo menos una micra de dignidad, pero no fue así. Paul W.S. Anderson, concluye así una descarada carta de amor en slow mo a su musa Milla Jovovich y se carga una de las mejores franquicias de juegos de video en el cine. Si hay algo positivo acerca de esto, es que a todas luces debería haber terminado, aunque con Hollywood nunca se sabe.

Un montaje incomprensible y una concepción de acción “rimbombante” (por fin podemos usar esa palabra) que se ha convertido en el sello de la saga, hacen de esta otro peldaño intrascendente en ese montón de películas que quieren emular a Matrix y en el camino solo te desacomodan el estómago y te provocan migrañas.

FIFTY SHADES DARKER

COMO, como James Foley, el director de nuestra amada Who's that girl protagonizada por Madonna en los 80s, terminó aceptando el trabajo de Sam Taylor-Johnson.

Por supuesto que es una elección tan obvia que hasta desmerece la lista, pero verla fue una experiencia alucinógena. Ya en la primera, habíamos establecido que la química entre Dakota Johnson y Jamie Dornan no existía en absoluto, pues bien, ahora los actores parecen sufrir la muerte vía garrote cada que tienen que subirse al ring de cuatro perillas a hacer alguna acrobacia sexi y no solo eso, el guión se potenció a su máxima expresión (en el mal sentido de la palabra, una vez más) cuando Niall Leonard, el esposo de la autora de los libros E.L. James, tuvo que terminar la labor que ningún guionista en sus cabales deseaba.

Es tan mala, que si se les ocurre dividir el libro tres en dos películas como en Los Juegos del hambre, vamos a comenzar una secta post apocalíptica.

MENCIONES DESHONROSAS: Justice League, Transfomers: The Last Knight, Baywatch, Chips, Unforgetable, The circle.   

EMOJI MOVIE

Estábamos en un aprieto ético en la redacción, decidiendo si es justo clasificar a una película infantil como “estúpida”, pero ante la posibilidad de tener que ver de nuevo el film, decidimos no exponer nuestra cordura y ponerlo. Si alguna vez en la vida sentiste tedio ante la indiferencia de las nuevas generaciones, tal vez si deberías ver este filme, porque podrás ver ese tedio encarnado.

El pecado más grande de este nuevo tropiezo monumental de SONY, es que es solo un anzuelo descarado que no se compenetra (ni busca hacerlo) con el público al que apunta, porque la trama no expresa “como se comunican las nuevas generaciones” más por el contrario es una “generación pasada hablándole a la nueva, como si la nueva estuviera compuesta solo de idiotas”, sin contar la inclusión de varios mensaje políticos y sociales en una película que no viene al caso.

No solo eso, transmite descaradamente moralejas como “texteen más” o busca validaciones sentimentales tras logos de portales o juegos famosos, en fin, habría que quemar pilas de dvds de esta basura.

Nos encantaría saber cuanto le pagaron a Sir. Patrick Stewart para hacer de la caca.