NOMINACIONES A LOS OSCAR 2018

23 Enero, 2018

NOMINACIONES A LOS OSCAR 2018

Un año más de especulación y controversia con las nominaciones a la nonagésima entrega de los premios de la academia que se realizará este 4 de marzo en el teatro Dolby en Los Ángeles, y estas son las cosas que han quedado claras tras la entrega de otros premios y los pronósticos que teníamos en la mesa de las Industrias Gorila.

Tiffany Haddish y Andy Serkis sin el leotardo de croma (el horror) anunciaron lo que se veía venir , Guillermo del Toro y su romance con monstruos The Shape of Water barrió las nominaciones con 13 menciones, entre las cuales tenemos la de mejor Director, película, actriz, guion original y actriz secundaria entre otros. Sobre si es lo más sobresaliente en la carpeta del director o si le alcanza a del Toro jugando más a salvo que nunca, es una charla para otra ocasión.

Dunkirk, y su director Christopher Nolan que a estas alturas es el Bane de la academia (notch notch) que como la mayoría de las veces solo apela a Oscares técnicos y la biopic de Joe Wright Darkest Hour, le siguen muy discretamente con 8 y 6 nominaciones respectivamente.

Irrumpió en la escena sorpresivamente Phantom Thread de Paul Thomas Anderson también con 6 nominaciones, y una merecidísima para su protagonista Daniel Day-Lewis que amenaza con retiro. Mientras tanto Three billboards outside Ebbing Missouri deberá rubricar con sus 7 nominaciones, su éxito de los Globos de Oro y el premio del Sindicato de Actores.

Call Me By Your Name y Get Out, luchan a nombre de las producciones discretas, con esta última recibiendo una celebrada y sorpresiva nominación a mejor película del año. Greta Gerwig esta vez sí peleará por la estatuilla al mejor director, esperemos que Natalie Portman no anuncie entonces “el mejor actor de reparto BLANCO es…

Blade Runner 2049 también fue solo reconocido por su nivel técnico y es probablemente una de las grandes injusticias del año pues es, a criterio de esta redacción, de las más sobresalientes del año, las observaciones por su trato a sus protagonistas femeninas probablemente haya sesgado puntos de vista en otro año de reivindicación de género y raza, pero la mayor víctima en ese sentido es sin duda James Franco.

El actor a quien ya se le reclamaba su asistencia a los premios SAG, por las denuncias de acoso que pesan en su contra, fue pasado por alto en la categoría de actuación y no nos malinterpreten, quien no quiere ver a Denzel Washington otro año haciendo de un abogado ¿VERDAD? El problema es que la actuación de Franco es sobresaliente pues logró que empatizáramos sin descender al nivel de la burla, con uno de los seres más excéntricos que ha creado Dios, el director y productor Tommy Wiseau, esa no es fácil labor y su actuación es no menos que cautivante en esta cinta, que pese a haber ganado el Festival de San Sebastián y haber sido considerada para mejor película por cuanto premio existía hasta antes de esta semana, fue también descartada como mejor película del año.

Que quieren que les digamos es una época gloriosa para estar vivos, como dicen todos los que salen a recibir un premio.

Otra película que no existe más es Wonder Wheel de Woody Allen. Kate Winslet, la protagonista del film, a pesar de una gran actuación fue colateralmente olvidada como candidata a mejor actriz, en un momento en el que la hija del director, Dylan Farrow, reafirmó las acusaciones de abuso en su contra, y varias actrices y actores reniegan de colaborar con él, porque recordaron este año, que es mala persona.

Y no nos malinterpreten una vez más, la justicia debe seguir su curso, pero a nosotros estas señales de la élite no solo nos parecen hipócritas, sino que tienen un barómetro extraño que funciona unas veces sí y otras no.

En la categoría de mejor cinta de habla no inglesa tenemos a la cinta Chilena Una mujer fantástica de Sebastián Lelio, En cuerpo y alma de Hungría, La libanesa The Insult, Sin Amor de Rusia y la sueca The Square.

En conclusión podemos esperar una ceremonia fuertemente marcada por los trends de redes sociales #Metoo y #TimesUp, en relación a los abusos sexuales que se cometieron, se cometen y que con o sin hashtags se van a seguir cometiendo en una industria lamentablemente pensada para no ser regulada.