EMIGRAR O PERECER: EL MENSAJE DE STEPHEN HAWKING

19 Marzo, 2018

EMIGRAR O PERECER: EL MENSAJE DE STEPHEN HAWKING

Este 14 de marzo la mente más brillante de esta era abandonó este plano de existencia, se ha especulado mucho en la red acerca de sus últimas reflexiones sobre la existencia, la naturaleza de lo divino y el fin de los tiempos, pero con un enfoque muy amarillista, en la revista de los champions vamos a compartir con ustedes sus últimas reflexiones en sus últimas conferencias públicas.

En sus palabras la humanidad debía priorizar el desarrollo de tecnología para colonizar otros planetas y no solo por premisas puramente científicas y especulativas, según el astrofísico la premisa es decididamente emigrar del planeta para sobrevivir.

Tres astronautas de la NASA que pisaron superficie lunar Buzz Aldrin, Charlie Duke y Harrison Schmitt, coinciden con Hawking en que ha llegado la hora de llegar más allá de la órbita terrestre, aunque no urgidos por la catástrofe.

Es, según Hawking, urgente volver a enviar misiones tripuladas a la Luna y probar allí toda la tecnología necesaria para afrontar la ruta a destinos más lejanos. Deberá llegar necesariamente la hora de enviar cosmonautas a Marte, lo cual difícilmente debería ocurrir antes de unos 50 años, según una estimación de Hawking, según él “la primera persona que viajará a Marte ya ha nacido

Más delante de aquí a 200 y 500 años, deberían estarse ya celebrando los primeros viajes interestelares sin retorno, con pioneros colonizadores rumbo a otro sistema solar diferente al nuestro. A este efecto, Hawking mismo participaba del proyecto Breakthrough Starshot para desarrollar un sistema de propulsión necesario para viajes interestelares.

En sus últimas intervenciones, criticaba duramente al cinismo de los detractores de la vida en otros planetas, lamentaba que doctrinas anti científicas hayan cobrado nuevo protagonismo y  al mismo tiempo atacó en repetidas ocasiones al presidente de los EEUU Donald Trump, garantizando de que su visión debe ser la probable causa de que en otros lugares del universo la inteligencia se haya habrá extinguido.

Con una tendencia un tanto pesimista y decididamente radical señaló también que este mundo se ha vuelto demasiado pequeño para nosotros; con los recursos físicos agotándose a un ritmo alarmante por y con fenómenos como el cambio climático, la extinción masiva de especies y deforestación. Sin embargo esta visión casi apocalíptica es balanceada por su fé en la imaginación de la humanidad, su atributo más poderoso con el que puede hacer lo que sea que se proponga.

El científico admitió que los sistemas de propulsión actuales de las naves espaciales aún son imprácticos para viajes interestelares, porque son demasiado lentos para llegar a las estrellas más cercanas. Pero que el desarrollo de la tecnología de “vela solar” a cargo del proyecto Breakthrough Starship podría acelerar las naves a un 20% de la velocidad de la luz y arribar en 20 años a Próxima Centauri, la estrella más cercana al sistema solar, donde el año pasado se descubrió un planeta potencialmente habitable.

Lo gracioso de todo esto es que en la visión y pensamiento finales del científico, que concuerdan con los de la redacción gorila, va a ser mucho más difícil que desarrollar la tecnología que las naciones del mundo puedan concertar una estrategia sin intereses de por medio que nos permita abandonar nuestro orbe azul y encarar el futuro de manera futurista.