GAME OVER BILLY MITCHELL, SE HIZO JUSTICIA

16 Abril, 2018

GAME OVER BILLY MITCHELL, SE HIZO JUSTICIA

Es innegable que los videojuegos en estas últimas tres décadas han evolucionado, cuando los primeros videojuegos en las consolas arcade plagaban los centros comerciales, como en tus series ochenteras favoritas, existió un pequeño momento de locura donde buscábamos a un rey de los botones que lo identifique como casi un deporte.

Si ustedes no vieron el increíble documental King Of Kong (si no, deberían) sabrán que lo más parecido a eso era un presuntuoso hipster con corte de pelo salmonete y carisma de vendedor de jarabe revitalizante llamado Billy Mitchell, un personaje que echaba su éxito en cara de una manera tan repulsiva que el personaje de Peter Dinklage en Pixels es prácticamente un homenaje; fue delcarado en su momento como "el gamer del siglo".

En el documental, se describía su batalla sin precedentes contra Steve Wiebe, un entusiasta tan adorablemente estereotípico, que parecía Christian Bale interpretando a Michael Burry en The Big Short, un hombre tan devoto y demencialmente entregado al juego que uno no podía evitar derramar lágrimas junto a él al final del documental, por asuntos burocráticos y maquinaciones de Mitchell nunca pudo ser el número uno y lo merecía.

Bueno, la justicia tarda pero llega, como estamos viendo reflejado en muchos acontecimientos en el nuevo milenio y cual Lance Armstrong de los videojuegos, tras descubrirse lo que todos suponíamos, Billy Mitchel ha sido despojado de todos su records por cerdo tramposo.

Tras revisiones posteriores a toda la fama que sobrevino al documental, los escrutadores oficales de videjuegos en Estados Unidos, la empresa Twin Galaxies (leer explicación oficial acá) reveló que de la revisión de las grabaciones enviadas por Mitchell para validación en esa época, se observaron transiciones que el hardware del juego Donkey Kong era imposible de producir, por lo que la puntuación de Mitchell de 1,062,800 puntos estaba comprometida.

Mitchell habría utilizado hardware de emulación (muy famoso en estos tiempos), pero tomando en cuenta que casi todos los módulos de emulación como el famoso MAME abren la posibilidad de activar cheats o modificar eventos azarosos del software original del arcade, Twin Galaxies consideró que ese acto era suficiente para borrar sus récords de sus libros y de EL LIBRO, hablamos del Guinness Book of World Records.

Así una saga que tomó proporciones hasta ridículas termina con un final feliz, pero nos hace preguntarnos si para producir nuevos campeones vamos a tener que buscar una máquina de los ochentas hasta el fin del mundo.