Hitlar, el hijo de Hitler

20 Agosto, 2014

Hitlar, el hijo de Hitler

Por Adrián Nieve

Parte de ser un gorilita es que tendrás acceso a toda clase de recomendaciones. Películas, series, música, libros, rubias, morochas, kétchup, mayonesa o mostaza. Hay de todo. En ese espíritu, nuestra recomendación de hoy es la película pakistaní de bajo presupuesto Hitlar.

(ADVERTENCIA: esta parte contiene spoilers #NoSeaComoElKikeDigaNOaLosSpoilers)

Siguiendo la clásica formula de los filmes de los actores Sultan Rahi y Mustafa Qureshi (esto es: tensión violenta entre el villano y el bueno hasta que, en el último cuadro, el villano termina muerto y revolcándose en su propia sangre), esta película nos cuenta la historia del hijo de, nada más y nada menos que, Hitler. Según la película, tras los bombardeos a Hiroshima y Nagasaki, el Führer decidió escapar hacia el oriente y, una vez ahí, abandonó sus prejuicios y encontró la felicidad con tu hermana una mujer pakistaní. Pero ese no sería el final de la historia, al parecer Hitler tendría un hijo, al cual nombraría Hitlar, quien admiraría mucho a su padre y, pese a que este ya está muerto, aun buscaría su consejo en extensos soliloquios frente a imágenes de él.   

Hitlar aterroriza a un pequeño pueblo mandando asesinos a eliminar a los más nobles ciudadanos, conformándose con muuucho menos de lo que su padre quiso. Pero, ni siquiera conformándose con poco la familia Hitler puede obtener paz, pues un hombre del pueblo, interpretado por Sultan Rahi, decide que está indignado y se abre paso a puño limpio hasta llegar a Hitlar. Pronto vemos que el hijo de Hitler no es ningún villano común pues, una vez que identifica a Sultan como su némesis, decide enviarle osos (Sí. Osos. Leyeron bien. OSOS) para matarlo, lo cual nos brinda una de las mejores escenas de un hombre peleando contra tipos mal disfrazados de osos que vimos en nuestras vidas #ExagerarVende. Y luego de semejante pelea, tenemos la espectacular confrontación final entre Hitlar y Sultan. Que si pusieron atención ya saben como acaba.  

(ADVERTENCIA: acá terminan los spoilers. Gracias por su compresión)

Mustafa Qureshi interpreta a Hitlar con un sentido melodramático y algo trágico. Si bien no entendimos un carajo, porque la película está en su idioma original pero no subtitulada, de hecho conocíamos la clásica película de estos dos actores Maula Jatt. No es difícil notar lo parecidas que son las tramas, mostrándonos a dos enemigos que, en realidad, tienen trasfondos y motivaciones parecidas, aunque uno esté del lado del bien y otro del lado del mal.

Peleas exageradas con saltos superhumanos, efectos psicodélicos, tensión en constante aumento, canciones pegajosas, esta película asegura pasar un buen rato para todo aquel que ame el cine clase B, o clase Z, o haya tenido unas copitas de más. Le ponemos un 3/10, pero no por eso dejen de verla.

Acá tienen la película.