Un Universo Muy Macaco

2 Febrero, 2015

Un Universo Muy Macaco

Gorilitas, por órdenes del #GranGorila hoy escribiremos sobre una historia que marcó la vida de nuestro maravillosos jefe. ¿Pueden adivinar cuál? Les daré una pista: el título de este artículo lo dice todo ¡Sí! Estamos hablando del Planeta de los Simios. Para ello comentaremos la primera película de 1968, el remake que le hizo Tim Burton el 2001 y la última versión que salió el 2011 y cuya secuela pudimos disfrutar el 2014.

Antes de comenzar a analizar las películas, remarquemos que todo el universo se basa en un libro escrito en 1963 por el francés Pierre Boulle. El argumento es que un grupo de viajeros espaciales encuentra un planeta donde la civilización está compuesta por gorilas, chimpancés y orangutanes y donde los humanos vivimos en estado salvaje, además de ser tratados como animales. En ese universo hay diferencia en las clases de simios, por ejemplo los gorilas son la clase militares, por lo general agresivos, mientras que los orangutanes son la clase arrogante y dedicada a la administración (bastante burocrática, debemos añadir) y, finalmente, están  los chimpancés, es decir la clase progresista e intelectual, todos interactuando en una novela muy interesante que atrajo la atención del productor Arthur Jacobs, quien hizo posible la primera adaptación cinematográfica.

Esta primera película fue estrenada en 1968 y está escrita por Rod Serling, antiguo guionista de la Dimensión Desconocida, y Michael Wilson, dirigida por Franklin Schaffner, quien más tarde haría otra adaptación de un famoso libro francés: Papillon, escrita por Henri Charrière y protagonizada por Steve McQueen y Dustin Hoffman. Si bien la película del Planeta de los Simios se basa en el libro, marca muchísimas diferencias con el mismo llegando, de todas formas, a ser un gran éxito pues en el fondo mantiene la esencia al mostrar una realidad en la que los seres humanos somos tratados como verdaderos animales.

Hay dos características de esta película que la lanzaron al éxito y la posteridad. La primera es que está protagonizada por el gran Charlton Heston, ídolo de multitudes, amo de amos, jefe indiscutible de la pantalla grande y objeto de burla de Michael Moore. La segunda es toda la producción de la película que nos trae a la pantalla simios bastante realistas para la época. Además que marca una estética visual impresionante que, obviamente, no existía con el libro. Solo pensar en un simio con una escopeta montando un caballo se convierte es una escena surrealista muy propia de fines de los sesentas. A eso súmenle que este film le regaló a la humanidad uno de los finales mas épicos del cine. No vamos a arruinarles nada, pero si la vieron…se darán cuenta de qué estamos hablando.

La película fue tan exitosa que se hicieron 4 filmes extra:

  • En 1970, Regreso al planeta de los simios
  • En 1971, Escape del planeta de los simios
  • En 1972, La conquista del planeta de los simios
  • En 1973, La batalla por el planeta de los simios

También se filmó la serie El Planeta de los Simios durante el 74 y se realizó El Retorno del Planeta de los Simios, que es una película animada. Ahora, probablemente la mejor de todas las secuelas es la de 1970, que es la única en la que vuelve a aparecer Charlton Heston, quien solo accedió a hacer una continuación si le permitían a su personaje destruir el dichoso planeta (de manera que ya no hubiesen secuelas) pero los productores y guionistas encontraron formas de seguir contando la historia, sin Heston, en secuelas que iban de mal en peor. De todas formas un verdadero fanático tiene que ver absolutamente todas, pues de una u otra manera dibujan todo el mundo fantástico del tan mentado planeta y cada una de ellas trata una temática diferente. Es interesante como los directores de la época se esforzaron en cargar toda la cultura pulp en estas películas. Era ciencia ficción en su mejor momento, sin necesidad de grandes efectos especiales o batallas interestelares, simplemente una buena historia de un futuro factible y temáticas vigentes, pues en los sesentas se hablaba mucho de un desastre nuclear y ahora se habla de calentamiento global. El punto es que de una u otra forma estamos esperando un final trágico a nuestra existencia. Pero no tan trágico como lo que hizo Tim Burton el 2001.

A finales de los ochentas la franquicia había perdido toda su fuerza, y después de tantas películas la historia se quedó vacía. Fue así que surgieron ideas para revivirla, entre ellas una secuela dirigida por Oliver Stone e interpretada por, nada más y nada menos que, Arnold Schwarzenegger. Definitivamente un lindo proyecto, ideal para disfrutarlo en familia durante una tarde de lluvia. Pero el proyecto fue cancelado y resurgió a principios del 2000, cuando contrataron a Tim Burton y a una serie de estrellas del momento que incluyen a Mark Wahlberg, Tim Roth, Helena Bonham Carter y Paul Giamatti. El resultado fue nada menos que espantoso, aunque económicamente haya sido un total éxito (Moraleja: No todo en la vida es plata).

Se ha discutido mucho acerca esta película en la #RedacciónGorila, pero ni así logramos rescatar algo de ella. La trama es infantil, predecible y tira por la borda toda la leyenda de los setentas. Incluso muchas de las críticas vienen desde adentro, como la del gran Tim Roth, quien dijo: No puedo explicar ese final. Lo he visto dos veces y no entiendo nada. Nosotros nos limitaremos a decir: ¡Quita tus asquerosas manos del planeta de los simios, sucio y asqueroso Tim Burton!

La última adaptación del Planeta de los Simios se estrenó el 2011 bajo el título Rise of the Planet of the Apes, que fue traducida como El Planeta de los Simios: Evolución. El filme tiene dos puntos fuertísimos, el primero es que es una precuela, es decir, comenzaron la historia de cero para llenar los espacios y re imaginaron lo que pasó antes de manera que, dado que es un nuevo inicio del planeta de los simios, podemos ver una verdadera transformación de simples monos de laboratorio a unos que pueden hacer una revolución y apoderarse del planeta Tierra. El segundo punto fuerte es que tiene muchas referencias para los fanáticos, incluyendo incluso un cameo del fallecido Charlton Heston. Bien interpretada por James Franco, que es un buen actor, y magistralmente interpretada por Andy Serkins, quizá no llegó nunca a un Oscar pero tampoco hace papelón en las pantallas, además que los efectos especiales están muy bien utilizados, siendo esta la primera película, de todas las que se hicieron, que utiliza gráficos generados por computadora para recrear a los monos y no así a maquillajes, prótesis o plastilina. No les mentiremos, es una película que vale la pena ver. Respeta al máximo todo lo que se dijo en las películas de los setenta y está muy bien lograda. Su secuela Dawn of the Planet of the Apes trajo otra magistral interpretación de Serkins, además de un rol muy poco importante para Gary Oldman pero se mantuvo en buen nivel pese a que la trama se hizo más predecible.

Tras todo lo expuesto, solo podemos decirles que esperamos que ahora mismo vayan corriendo a conseguir copias de estos filmes y se metan de lleno en una de las mejores historias que trajo el cine a nuestras vidas. A excepción de la película de Tim Burton, recomendamos todas las otras, realmente valen la pena y nos llenaran de conocimiento para cuando el gran Gorila este al control de este nuestro planetita (si no es que ya lo está).