Parlamento Europeo rechazo propuesta de directiva de vigilancia de copyright

9 Julio, 2018

Parlamento Europeo rechazo propuesta de directiva de vigilancia de copyright

Por: Adrián Nieve

Hace poco, en el Parlamento Europeo quiso hacer pasar una nueva directiva relacionada a los derechos de autor en el mercado digital. Esta norma cuenta con dos polémicos artículos, el 11 y el 13, que plantean los usos digitales de las publicaciones de prensa, desde citas a enlaces, otorgando a los editores el derecho de autorizar o prohibir una agregación o indexación durante dos décadas. Y el segundo establece la vigilancia de contenidos protegidos por parte de plataformas, requiriéndoles a monitorizar lo que los usuarios suben a sus servicios.

Las principales quejas con estos artículos pasan por la redacción ambigua de los mismos que obliga a sitios como Twitter o Wikipedia a poner filtros que excluyan contenido protegido por derechos de autor y, según el grupo activista Xnet, protege los derechos de autor pero también amenaza la libertad de expresión. A la vez, los artículos ponen toda la responsabilidad en los sitios y no en los contribuyentes, lo cual hizo que Wikipedia cerrara por unos días como protesta a una medida que pondría en riesgo al sitio en sí.

A eso se añade que ambos artículos podrían elevar el nivel de burocracia necesario a la hora de publicar noticias, al sujetarlas a los derechos de autor y pedir que cada citación esté en paz con las 28 leyes de Derecho de autor que cada uno de los países de la Unión Europea tendría que redactar. Esta, y otras condiciones más dentro de estos artículos, significan un inversión significativa de recursos que haría que muy pocos sitios pudiesen costearse funcionar de manera legal, incluso que sitios como Wikipedia se viesen en severas situaciones económicas.

Pero la directiva falló en ser aprobada con 318 votos en contra y 278 a favor, lo cual significa que el proyecto de ley pasará a ser revisado antes de ser propuesto nuevamente el próximo mes de septiembre, pero de forma pública, que luego igual tendrá que pasar por un más exhaustiva revisión de ser aprobado para iniciar la negociación con cada gobierno que compone la Unión Europea.  

Esto no significa que el riesgo haya pasado. Gracias a las protestas de entidades como EFF (Electronic Frontier Foundation)  y Wikipedia hay mayores chances de que los dos artículos más polémicos reciban modificaciones importantes, pero la EFF insiste en que la batalla por un internet libre aún no está ni cerca de estar ganada.