DISCOS CAPITALES: NEUTRAL MILK HOTEL

8 Junio, 2015

DISCOS CAPITALES: NEUTRAL MILK HOTEL

Por: Redacción Gorila

Nos Encontramos definitivamente ante el disco mas extraño de los noventas, aunque la critica generalizada lo ha encumbrado como una obra capital, no se lo escucha nombrar tan a menudo como al “OK Computer” de Radiohead, “Loveless” de My bloody valentine o “Slanted & enchanted” de Pavement, la razón fundamental es que desde los finales de esa década hasta hoy en día, el disco permanece inclasificable, como una obra magistral independiente y lo-fi, inspiradora de todo lo que se concibe como indie, una pieza magnífica que es a su vez hermosa y terrible.

Mucho se ha hablado de la inspiración de este trabajo y aunque nadie involucrado haya dado luces al respecto, la opinión generalizada es que se encuentra inspirado por el Diario de Ana Frank por las referencias en fechas, letras y lo mucho que siempre el genio maldito detrás de esta banda Jeff Mágnum ha citado el impacto de esta obra literaria en su trabajo. En primera instancia es difícil pensar que un rocker admita que su fuente de inspiración es un libro que todos leemos casi obligatoriamente hasta los quince años, pero en lo que se suceden las canciones del Aeroplane descubres que este misterioso músico utilizó esta referencia histórica para hablar de la muerte, soledad y del amor tan crudamente como nadie (y eso que fueron los años de la desesperación del grunge, con tantas letras versando sobre esos tópicos). A lo largo del disco Mágnum va cantando apremiantemente como si hubiera sabido que se le acababa el tiempo para retratar la desesperación de la adolescencia con un lenguaje onírico trenzado en pequeñas historias, paisajes de ensueño que en realidad reflejan carne, dolor, el horror de morir antes de tiempo y de lo duro que es saber que todos tenemos una fecha de caducidad.

La única manera de poder explicar el disco es decir que es como un calidoscopio, una lógica fracturada como la de un sueño, esto se percibe al escuchar "King of Carrot Flowers Part 1", es una oscuridad surrealista, el mundo del que hablan los niños. Dentro de este sueño todo ocurre con el cuerpo, momentos de trauma, alegría, vergüenza descritos como una sensación física, esta obsesión recorre todo el disco, texturas de lo emocional y físico como antena, que termina involucrando al oyente, desde los oídos hasta el interior.

No obstante de la complejidad musical que se advierte, da la impresión de no ser un álbum sobreproducido o con tremendo trabajo en el estudio, sino una obra poliédrica, capaz de desorientar temporalmente y musicalmente, pasando del mas puro rock de “King of carrot flowers pt. 2” a un tema acústico grabado en lo que parece un cuatro pistas: “Two Headed Boy” hasta una fanfarria de pueblo de Semana Santa en “The Fool”, muchos guiños al siglo 20, ejércitos de salvación, banjos, acordeones, gaitas y sin embargo referencias tecnológicas a máquinas sintéticas voladoras como en “King of carrot flowers pt.3”, el mutante de “two headed boy” atrapado en un frasco de formaldehído que mas parece sacado de una fantasía como la del Dr. Moreau y el lamento de el mismo Jeff Mágnum en “Comely” frustrado por no poder viajar en el tiempo para salvar a su inspiradora.

A lo largo del disco no obstante su estética lo – fi se vislumbra la perfección que dejaba ver su rostro pocas veces en la época, la obra la atraviesan sonidos típicamente familiares e históricos: los Beach Boys que nunca sacaron Smile, los Pink Floyd de Syd Barret, los Zombies, Sonic Youth parados entre Daydream Nation y Dirty, estas característica se unen para hace de esta obra una síntesis perfecta y endiabladamente peculiar. Como si fuera poco la peculiaridad, tiene además el misterio que acompaña a las obras míticas ya que el disco se editó en 1997 y al poco tiempo Neutral Milk Hotel se separaron y su líder, Jeff Mangum, decidió retirarse de la actividad musical en medio de un colapso nervioso. Quedando solamente este carpe diem, un disco oscuro en lo lírico pero luminoso en lo musical. Un misterio que, de tan hondo y revolucionario, se llevó por delante (sin suicidio, pero parece que sin nada más que decir) a su principal creador, que se deshidrato emocionalmente con un coraje que recuerda las lineas mas sinceras de Bob Dylan "Si mis sueños pudieran ser vistos seguramente pondrían mi cabeza en la guillotina" asi es Aeroplane, tener el conocimiento y tomar el riesgo y luego….simplemente desaparecer.

http://kickass-torrents.ytsre.eu/neutral-milk-hotel-in-the-aeroplane-over-the-sea-1998-t10724423.html