Wagner Moura y Jose Padilha en el Pablo Escobar de Netflix

29 Junio, 2015

Wagner Moura y Jose Padilha en el Pablo Escobar de Netflix

Por: Redacción Gorila

Netflix estrena su primera producción latina y adivinen de qué se trata. Así es, narcos. De hecho, la serie pronta a estrenarse, recibe el nombre de Narcos, y relatará la vida y obras del narcotráficante latino más querido, temido y famoso de la historia, Pablo Emilio Esobar Gaviria. Esta vez, Netflix optará por un estilo muy ochentero para abarcar las hazañas de un capo tan grande, que ni el Chapo estaría dispuesto a hacer frente. 

Como ventaja, esta nueva producción de Netflix une de nuevo al dúo brasilero de oro, los dos tigres de la fantástica Tropa de Élite: Wagner Moura y José Padilha. Aunque quizá el español de Moura demore en conquistarnos, brindamos el beneficio de la duda antes de juzgar la que se viene. 

Es imposible no querer comparar la que se viene de Narco con la ya clásica y de culto Escobar, El Patrón del Mal. Una verdadera joya de Caracol Tv, fabricada en la mismísima Colombia. Por su parte, Padilha y Moura llevan en su curriculum uno de los trabajos más pesados en cuanto a narcoflicks. Se trata de Tropa de Élite, la brillante producción brasilera cuya historia gira alrededor del capitán Nascimento (Wagner Moura) del grupo BOPE, élite policial anticorrupción que combate el crimen y el narcotráfico en las favelas mientras sufre la pesadilla burocrática de una corrompida policía brasilera -enfermedad que carcome a toda Latinoamérica. 

Tropa de Élite es una bomba con altas dosis de brutalidad, pero no debe ser maltratada como solo una peli de acción. La desesperante trama y la intensa interpretación de Wagner Moura asfixian al espectador con la misma impotencia y frustración de vivir en una Latinoamérica corrupta y entregada al narcotráfico. Así que esto es solo una garantía que nos permite mantener altas expectativas por esta producción de Netflix.

La competencia dura de Narcos, como decíamos antes, es la loable producción biográfica entorno al mismo personaje: Escobar, el Patrón del Mal. Estupenda miniserie colombiana del 2012 que nos dejó boquiabiertos a todos al mostrar con mucha mayor precisión histórica el ascenso de un Pablo Escobar sumamente carismático y con un formidable talento para los negocios que, determinado a salir de la pobreza, finalmente decide descarrairse hasta convertirse en un despiadado asesino que atemorizó un país y medio continente con el auspicio del narcotráfico. La entrega al personaje por parte del brillante Andrés Parra mantuvo durante decenas de episodios a la audiencia en la temible dicotomía de entregarse al magnetismo de este antihéroe, zar de la cocaína o seguir en la vía moral de temer y aborrecer a un genocida y terrorista que destruyó vidas y familis durante décadas. Andrés Parra, sin duda, puso la vara más alta en las pantallas para quienes fueran a interpretar de nuevo a Escobar y se enfiló en la lista de los mejores actores interpretando capos mafiosos y gangsters, junto a Al Pacino y Ray Liotta. Un reto que el genio Wagner Moura decidió aceptar, y esperamos que no termine haciendo el papelón de la vergonzosa y estúpidamente ridícula producción de Hollywood con Benicio Del Toro, que simplemente volvió a matar al pobre Pablo al convertir una importante biografía y relato histórico en otro abominable cliché romántico. 

Respecto al dúo de oro, el 2014 Padilha ingresó a Hollywood dirigiendo al policía más brutal después de Dredd y Vic Mackey, RoboCop. Le peli no decepcionó, pero tampoco trascendió. Lamentablemente, Padilha tenía que enfrentarse primero ante la inmensa movida anti-remakes. El guión no encantó. Es la misma historia que en la original peli ochentera, pero con un pequeño tinte más oscuro y sin la comedia visual absurda que aun sorprende. En esta nueva entrega, se supone que la cosa es peor, pero no lo sentimos tal cual. Padilha sí logró presentar el espectáculo visual prometido, pero, reiterando, la película no llegó a ningún lado y solo nos recordó que ni siquiera tener a Gary Oldman enfilado es ya una garantía de super peli.

Wagner Moura, por otro lado, se perdió a la vista del resto del mundo entre otras producciones brasileras que estamos aun ansiosos por conocer. Si bien tuvimos una breve exposición suya en Elysium, jamás pudimos comprarnos la idea de un Moura suave y poco brillante como fue planteado en la peli. Es más, hubiéramos disfrutando bastante de un Moura portando un exoesqueleto como se llevó el cuate del director, Sharlto Copley. Simplemente esperamos mucho más de quien alguna vez entregó tanto.

En fin, Narcos de Netflix se estrenará en agosto de este año, contará también con Pedro Pascal (Oberyn Martell en Game of Thrones), Boyd Holbrook (Gone Girl) y el colombiano Juan Pablo Raba. No nos decepciones, Netflix.