El despertar de Skynet

20 Julio, 2015

El despertar de Skynet

Por: Redacción Gorila

Por Adrián Nieve

Ya que vivimos en una era de androids, iphones, donde hasta la IA del FIFA se hace cada vez más inteligente, vamos a analizar que tan posible es que terminemos en un futuro a lo Terminator. Pero no teman, gorilitas, lo cierto es que las máquinas aun no están a nivel humano siquiera, les faltan mil cosas que solo nosotros los humanos podemos realizar. Como, por ejemplo, hablando de FIFA, solo nosotros ponemos a Messi de arquero cuando nos están ganando 5 a 0 en el segundo tiempo. Eso no lo hace un computador y si un día lo hacen no sabemos si seguiría siendo tan temible la idea. Claro que todo esto no se limita a que estén a nuestro nivel, también pasa que sabemos muy poco del origen de la vida y no podemos recrearlo, mucho menos convertir tejido no vivo en tejido viviente. Si bien se ha logrado construir modelos computarizados de sistemas vivientes, u obtener algoritmos que ayudan a mejorar la tecnología existente, inteligencia artificial incluida, para muchos esto significa que por ahora estamos lejos de llegar a un futuro como en Terminator.

Sin embargo, existen instituciones como el Instituto del Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford que se dedican a pensar en el fin del mundo y todas las formas en que podría suceder. Y la inteligencia artificial está en su lista. Ahora, lo cierto es que no le dan mucha importancia a esta chance y si se la dan piensan que no sería nada como en Terminator. Según ellos las maquinas no nos matarían, solo nos suplantarían y, vamos a ser sinceros, eso no suena tan grave. Pero desde el 2013 que otros científicos predican que las computadoras tomarán el control para el año 2100, científicos como Ray Kurzweil o Bill Hibbard que en diferentes extremos predicen lo mismo. Actualmente muchos lo niegan, alegando que computadoras alcanzando nivel de inteligencia humano es algo bastante lejano cuando ya de por sí es difícil ver a las maquinas llegar al nivel de procesamiento que tiene un niño de 7 años. Casi imposible, en realidad, pues carecen de aspectos del lenguaje, intuición y sentidos, necesarios para el desarrollo de ciertas funciones cognitivas que posee el humano. Aun así, las máquinas crecen y las empleamos en cada vez más actividades. Estamos en un momento en que analistas económicos temen que ocurra otra revolución industrial, ya que esta podría subir tanto la productividad mundial que la economía se quebraría. Y romper la economía mundial no es poco riesgo, pero ni así nos amedrentaremos pues continuaremos investigando para darle más funciones productivas a las maquinas, pues no podemos vivir asustados por una posibilidad. La ciencia se trata de rebatir y confirmar posibilidades infinitamente, no asustarse por una sola.

Y es por eso que crearon a Atlas, un robot de casi dos metros y 150 kilos, 28 articulaciones hidráulicas y vista estéreo (sí, sí, vista), programado para búsqueda y rescate. Era uno de los robots más avanzados cuando fue creado y diseñado por DARPA (Agencia de Investigacion de Defensa Avanzada en Estados Unidos) y fue muy comparado con el Terminator porque puede imitar varios movimientos humanos, además de poseer tecnología de reconocimiento visual y auditivo que permiten que tenga reacciones. Pero no se asusten, nada de eso le da una inteligencia como las que vemos en los modelos T de SkyNet. El Es más, desde hace dos años que hay una competencia entre científicos para diseñar un cerebro que este robot pueda usar y tener mayor funcionabilidad (Spoiler: ganó el equipo coreano). La incorporación de la inteligencia artificial para Atlas ha generado la reacción de los especialistas en AI de declarar que el Robosapiens ya había nacido, y eso nos acercó un poco más al Terminator, especialmente porque si ya logra realizar funciones finas como subir escaleras o manejar un auto no está lejos el que pueda usar un arma. No se asusten, ahí volvemos a la Inteligencia Artificial. Mientras aun la controlamos no pasa nada, pero si nos supera entonces…bueno…hasta la vista, baby.

Los humanos siempre hemos jugado con creaciones ficticias que nos destruyen. Como, por ejemplo, en Terminator o Matrix, incluso en Frankenstein de Mary Shelley, Metropolis o el mismo mito del Golem de la tradición hebrea. Según James Cameron  el ser localizables vía Facebook o celular ya nos hace vulnerables a una realidad donde SkyNet gana y con toda la vigilancia y espionaje cibernético que se ha estado dando, la importancia de las computadoras y su información en la nube gana relevancia. Actuales investigadores intentan diseñar códigos morales y éticos para programar a los drones bélicos pero admiten estar lejos de esta meta. SkyNet representa nuestro miedo al avance de la tecnología y a ser superados u obsoletos. Pero eso último siempre pasa, gorilitas, y lo primero no tiene que ser algo limitante. Aparte recuerden que justamente con el tema de los leaks y el espionaje cibernético el humano sigue siendo la mayor amenaza para la humanidad, nomás véanse Mr. Robot. No podemos no admitir que un futuro a lo Terminator es muy posible y probable, incluso algunos teorizan que para el 2100 otros para el 2029. Pero eso no significa que dejemos de investigar sino que sepamos investigar mejor y como depender menos de la tecnología. Así que quemen sus iPhones y destruyan sus androids, díganle adiós a su computadoras y mientras las destruyen piensen “lo hago por el bien de la humanidad”.