The Last Jedi: Una nueva era

21 Diciembre, 2017

The Last Jedi: Una nueva era

Por: Redacción Gorila

The Last Jedi es una aventura dentro y fuera de la pantalla. No sólo es una película tensa e impredecible, también marca a un director que tomó muchos riesgos (a nivel visual, técnico y de trama) y que por eso obtuvo un film diferente al resto de todos los que componen la saga #StarWars. Quizá en cuanto a historia no sea algo que todos aprecien, pero se vuelve muy obvio que en cuanto a forma visual y técnica es la mejor entrega de toda la saga.

Rian Johnson nos trajo un film que da un aire fresco a la gastada formula de este universo. Cambió el modo en que se mueve la cámara, la forma en que se manejan las transiciones, y hasta hizo un juego narrativo con el color rojo, asociándolo a la violencia, hasta que desemboca en una escena naranja para hablarnos de la paz cuando Luke muere. Sin mencionar que se dio el trabajo de profundizar la fauna de la galaxia al crear animalitos con gestos específicos y no cayó en la fácil tarea de crear mil razas alienigenas que valen como un cameo. Hasta en el tema nostalgia supo ser parco. Y eso es bueno. No podemos esperar que todos los productos estén al servicio de nuestra generación (sea cual sea), más bien tenemos que esperar películas que reflejen la época en la que fueron hechas y que no sean otro acto de rumiar nostalgia como The Force Awakens. De ese lado, esta peli sabe hacer guiños a viejos fans, epro se maneja en los términos de los nuevos. El presente es el presente. Ya lo dijo Yoda: el aquí y el ahora.

Muy buenas actuaciones. Daisy Ridley y Adam Driver se establecen genialmente en personajes mejor escritos y muy bien desarrollados, lo cual también se nota gracias a sus actuaciones. Todo esto en una historia bien pensada que juega con nuestras expectativas como forma de crear tensión, un film que le da un mayor rol al aspecto táctico y militar de este universo y que toma nuestras ideas sobre los jedis, los siths y la Fuerza (el bien, el mal, el balance) y explora el área gris mientras hace homenajes a films de artes marciales y westerns.

Lo malo es que tiene toda una parte que sobra y le quita mucho ritmo a la película, además que hace pesada a la trama. En ella se cae en la vieja tentación de mil razas alien, la clásica escena a lo bar de Tattoine, y el heroismo fácil, la clara división del bien y el mal, que en el resto de la película es más bien gris. Obvio... pensaron que con eso complacerían al fan de J.J. Abrams, ese que quiere más de lo mismo, estableciendo las bases para la próxima entrega. Pero eso le quitó mucho a este film que sin esa subtrama habría merecido un 10.

Pero no. Así que...

8/10

P.d: No caigan en la fácil crítica de una película sólo porque la ficción ahí narrada no es lo que querían. Vean la película y traten de apreciarla visualmente y/o simbólicamente. Miren más allá de sus expectativas. ¡Ah! Y no se olviden que el próximo podcast que sacaremos será justamente sobre The Last Jedi.