GOLDEN GLOBE AWARDS 2018

8 Enero, 2018

GOLDEN GLOBE AWARDS 2018

Por: Redacción Gorila

La septuagésima quinta entrega de los premios concedidos por la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood al cine y televisión retomó la consigna social y de género exactamente donde la había dejado la última entrega de los óscares.

La acostumbrada gala de la alfombra roja, donde se solían desfilar los vestidos mejor diseñados de la época de premiación, dieron paso a austeros atuendos de color negro, usados por todas las mujeres asistentes a la gala como parte del movimiento contra el acoso sexual en la industria, consecuencia de varios escándalos que vieron la luz el año pasado envolviendo a grandes productores, actores y directores de cine.

Durante toda la noche desde la presentación por parte del comediante y maestro de ceremonias Seth Meyers, la reivindicación del género femenino y la porción obligatoria de bromas a expensas de la inteligencia y políticas impulsadas por el infame presidente de los Estados Unidos Donald Trump, tomaron más protagonismo que los mismos premiados y sus obras.

La actriz Natalie Portman inclusive aprovechó la palestra para denunciar que la Asociación no nominó este año a ninguna directora mujer, a nuestro criterio, hablando de la directora Greta Gerwig, cuyo trabajo en Lady Bird ha sido celebrado por toda la crítica y también por nosotros; la pena fue que la protesta vino a costa de un incomodado Guillermo del Toro que recordó con una reprimenda a los productores del show que no estaba ahí metido con calzador de zapatos y que luchó por varios años por todos y cada uno de sus galardones. La actitud de la actriz fue motivo de mucho movimiento de redes sociales celebrando y observando su actitud por irrespetuosa.

Un merecido homenaje a la productora, directora, actriz y autora Oprah Winfrey terminó de convertir la noche en un mitin (no lo decimos en el mal sentido de la palabra) ya que el show se colmó de propósito, a diferencia de otros años.

Otro momento curioso que fue replicado en las redes, fue aquel en el que un premiado James Franco no dejó que la musa de su film The Disaster Artist, el director Tommy Wiseau, tome la palabra, pero los que conocemos al director y estamos familiarizados con su trabajo y carácter, sabemos que eso probablemente fue más un acto de sensatez que de mala onda. En cuanto al propio Wiseau, la revista Times le preguntó cuál era su discurso y éste señaló que solo indicaba que la gente se amara más; muy interesante, tomando en cuenta el ambiente hasta antagónico que fue adquiriendo el show conforme avanzaba.

Ya lo dijimos, aunque los premiados en sí, fueron solo invitados periféricos al show, en ese departamento la serie de HBO Big Little Lies se llevó cuatro premios, incluyendo, mejor Actriz en una miniserie (Nicole Kidman), mejor miniserie, Mejor actor secundario en una serie, miniserie o película para TV (Alexander Skarsgard) y mejor actriz secundaria (Laura Dern).

En lo que concierne a la TV, Ewan McGregor se llevó la presea de mejor actor por Fargo pasando sobre Kyle MacLachlan  y su increíble actuación en la tercera temporada de Twin Peaks, situación que nos sorprendió a nosotros y hasta al camarógrafo. Aziz Ansari se llevó el premio a mejor actor de comedia por su genial Master Of None y su par  Rachel Brosnahan fue premiada por su actuación en The Marvelous Mrs. Maise, una de las sorpresas de la noche llevándose a casa también el lauro por Mejor serie de TV, comedia o musical.

Pese a no poder haber repetido la barrida que protagonizó en los Emmys la serie de Hulu The Handmaid's Tale se fue a la casa con los premios de Mejor serie drama y actriz (Elisabeth Moss). Sterling K. Brown logró conquistar el premio a mejor actor de drama en una serie por su trabajo en This is Us.

En lo que concierne al cine, la gran ganadora fue Three Billboards Outside Ebbing, Missouri que se alzó con los premios a mejor película de Drama, mejor Actriz (Frances McDormand), el merecidísimo mejor guión de Martin McDonagh y Sam Rockwell se llevó el premio a mejor actor secundario.

The shape of water de Guillermo del Toro triunfó en el departamento de dirección y banda sonora original, por sobre nuestra favorita Dunkirk y la increíble música de Hans Zimmer, que se le va a hacer. La película Alemana Aus dem Nichts del director Fatih Akin fue la mejor película de habla no inglesa y Coco de Pixar la mejor película animada del año.

En el departamento de actuación Allison Janney se llevó a casa el premio por mejor actriz secundaria en I, Tonya. Saoirse Ronan y James Franco ganaron los premios por The disaster artist y Lady Bird respectivamente, aunque mucha gente hasta en la redacción gorila esperaba que Margot Robbie se alce la presea por una actuación increíble interpretando a la polémica patinadora Tonya Harding, seguro la asociación considera que es demasiado pronto, también nos dio mucho coraje que se haya pasado por alto a Blade Runner 2049, la mejor película del año en nuestra libreta y que solo inviten a Christopher Nolan “a comer” (parafraseando a Frances McDormand) ojalá Natalie Portman anote esas injusticias para denunciarlas al año.

Nuestro premio consuelo es que Gary Oldman recibió un merecido premio por su retrato de Winston Churchill. Si algo es cierto es que la justicia social está cambiando radicalmente la manera en la que se producen, aprecian y galardonan películas.