DAMON LINDELOF Y SU WATCHMEN

24 Mayo, 2018

DAMON LINDELOF Y SU WATCHMEN

Por: Redacción Gorila

En la semana se ha anunciado el reparto de la anticipada serie de Watchmen que realiza Damon Lindelof para HBO. Los actores involucrados son: Regina KingDon JohnsonTim Blake NelsonLouis Gossett Jr.Adelaide Clemens y Andrew Howard.

King se reúne con Lindelof tras la aclamada The Leftovers; Johnson, no toma muchos papeles a no ser que sea con Tarantino por ejemplo, y estrenó recientemente Book Club. Nelson apareció en el universo Marvel en El increíble Hulk, y el desastre de 4 fantásticos. Gossett Jr. Es una actor veterano, primer afroamericano ganador del Óscar a mejor actor de reparto.

Clemens intervino en el remake de El gran Gatsby y en la serie Rectify. A Howard lo hemos visto en las series Hatfields & McCoys y Agentes de SHIELD.

Todos estos fichajes implican el piloto de la serie; y podrían no continuar en los siguientes episodios, HBO aún no ha revelado a qué personajes interpretarían. Mucho del destino depende justamente del piloto que será dirigido por Nicole Kassell y de momento no tiene fecha de estreno.

En lo que si hay certeza es en una disparatada carta publicada por Damon Lindeloff en instagram que ha dejado atónita a la redacción gorila, en el mal sentido de la palabra.

Primero que nada, la historia tomará lugar en tiempos modernos y la subtrama política, tan o más importante que la superheroica será traducida a una realidad “Trump-Putin”.

¿POR QUÉ? ¿No tenemos suficiente con todos los productos de bombardeo subliminal que hacen eco de la guerra cultural gringa? La tensión política en el espacio de la guerra fría es la médula de Watchmen, que no tenía por qué ser contaminada con trasfondos de justicia social que ahora inevitablemente van a teñir la historia, esto son muy malas noticias, pero esperen, en una línea muy usada “aún hay más”.

La redacción (de esa serie, no la nuestra) considera que en su época de publicación la historia no resonó con sectores como las personas de color, mujeres y la comunidad LGBT por lo que esto va a tener especial importancia a la hora de crear el contenido.

Entonces: tenemos una historia que no está narrada en el mismo espacio temporal, que no está narrada desde una misma perspectiva política y cuyos personajes considera obsoletos en su visión progresista entonces ¡¿PORQUE HACER WATCHMEN?!

La carta de Lindelof comienza como muchos otros justificativos que hemos visto estos días (analizar el caso Thunderctas) profesando su amor al producto y presentando a todos los involucrados como prácticamente sectarios de la obra, pero luego se bifurca a metáforas musicales  idiotas como “no vamos a hacer un remake del comic vamos a hacer un remix, porque su línea de bajo es muy buena para no usarla” en lo que admite manifiestamente que busca solo usar el nombre como anzuelo POR LO QUE NO ES WATCHMEN. Continúa con otra metáfora (esta vez católica) en el mismo párrafo admitiendo que la historia original es suelo sagrado, el “VIEJO TESTAMENTO, QUE NO VA A SER TOCADO” (si seguro), y que él piensa escribir “EL NUEVO TESTAMENTO”, por lo menos hay que aplaudirle el ego y los tanates de hacer semejante aseveración, pero puesto que va a torcer lo que era fundamental a la historia, NO ES WATCHMEN.

El triste diagnóstico final es que este es un intento de HBO de lucrar a costa del fandom de la serie original, usando solo su nombre y la fachada exterior, la publicación de esta triste, presuntuosa y cínica carta no ayuda para nada, es prácticamente una confesión confusa que vuelve a traer un problema viejo a discusión. Si Lindelof y otros realizadores ven el mundo a través de una lupa específica y creen que nuevos personajes deben expresar esa problemática. POR QUE NO CREAN NUEVAS HISTORIAS.

Seguro monetariamente es válido y hasta útil capitalizar a costa de esto, por la tendencia actual, pero por que no traer algo nuevo al mundo, por que traducir de maneras incorrectas lo ya narrado en los ochentas, madre de Dios déjense de joder con los ochentas en la guerra cultural y el trastoque de valores expresados en las obras de esta década, la intención de escribir la historia en retro es Orwelliana y ridícula.

En estos tiempos de radicales reivindicaciones, podríamos parecer conservadores, pero al igual que el incomprendido fandom comiquero, somos los que apelamos por la integridad artística.

Vamos a enumerar cuantas intenciones ya van (contando Doomsday clock) de querer ganarle una carrera a Moore sobre su propio producto.