Alvin Schwartz: El escritor de cómics más loco del que jamás escuchaste.

6 Septiembre, 2018

Alvin Schwartz: El escritor de cómics más loco del que jamás escuchaste.

Por: Kike Prieto

Cuando pedimos a los gorilitas que nos digan cual consideran el escritor más loco de cómics siempre salen a flote nombres como el chamán Alan Moore o esa entidad cósmica conocida como Grant Morrison por buenas razones o Mike Diana por malas (no apto para los débiles de estómago).

Sin embargo, pocos conocen al capo Alvin Schwartz, y la cosa es que hay problemas desde googlear su nombre ya que comparte nombre con otro artista de cómic, un ilustrador de cuentos de horror para niños, pero es lo menos peculiar de su historia.

Estamos hablando de alguien que por años alega haber estado escribiendo en colaboración con un ser extradimensional llamado Thongden.

También indicó que conoció personalmente a Supermán, logró exitosamente invocar al avatar del demonio del murciélago que inspiró a Batman y que logró proyectarse astralmente a varias de sus diferentes vidas en el futuro. Ese Alvin Scwartz.

Desde los años cuarenta, el autor había ayudado a escribir las tiras dominicales de Superman y Batman e inclusive ayudó a escribir es show de radio de Superman, si alguien duda de su notoriedad basta decir que él introdujo al mundo el 25 de agosto de 1958 a Bizarro, probablemente el antagonista más “bizarro” (¿vieron lo que hicimos ahí?) de toda la galería de rogues de ningún superhéroe.

Escribió World's Finest Comics #71 de julio de 1954, la primera historia en la que batman y Superman hacían tándem, esto fue antes de dejar DC por problemas con el editor de Superman Mort Weisinger.

Además en los 50s se encargó de estructurar mucho de lo que conocemos sobre la historia de Shazam, el capitán Marvel para la entonces competidora de DC Fawcett Comics, hay que aceptar que hasta ahora la historia es super lisérgica a comparación con otro orígenes secretos.

Alrededor de esa misma época Schwartz pasaba su tiempo en la Villa de Greenwich con su amigo el pintor Jackson Pollock, mientras creaba The Blowtop, que muchos consideran la primera novela existencialista americana.

En 1997, publicó sus memorias en el libro An Unlikely Prophet, en este relataba cómo logró conocer a Superman en un taxi en Nueva York: Tras conversar horas con el superhéroe llegó a la conclusión de que se trataba de una Tulpa.

Una tulpa en un pensamiento que, por intervención y relevancia en nuestro mundo real, logra adquirir forma material, su existencia se detalla en la disciplina vinaya y varios textos budistas, todo muy loco, deberían estar corriendo a leer más sobre eso.

Además describió su encuentro y colaboración con otra de esas entidades llamada Thongden, que le ayudó a entender la maleabilidad de la personalidad, con este conocimiento se lanzó a la búsqueda de sus otros yos, donde encontró a uno de sus alter egos en la forma de un monstruoso Batman, no podemos inventar esto gorilitas, es alucinante.

Estamos hablando de un autor que escribía sobre energía orgónica cincuenta años antes que Grant Morrison y tenía conocimiento sobre los paradigmas espirituales que cambiaron a todos los 70s 30 años antes, sin las drogas duras y la mala higiene.

Es un deber de todo gorila analizar y volarse el coco con toda su obra disponible.