ANÁLISIS DARK SOULS REMASTERED

14 Enero, 2019

ANÁLISIS DARK SOULS REMASTERED

Por: Redacción Gorila

Dark Souls es un videojuego bastante peculiar, es también reconocido como uno de los juegos más arduos dentro de la 7° generación, perteneciente a una de las sagas más difíciles de videojuegos modernos. Ahora que el remáster está en la actual generación, es el momento adecuado para aquellos que no probaron el inicio de esta saga (excluyendo a Demon Souls dado que es una exclusiva de PS3); bien sea en PS4, XBOX ONE o PC, y en este análisis veremos porque este juego inició todo un movimiento con sus críticas positivas, cuestionando al resto de la industria en su tiempo, utilizando como pilar no una dificultad elevada como muchos creen, si no en darle al jugador la posición de ser quien tiene realmente el control sobre los eventos que transcurren en su aventura, tomando muy en cuenta que cada decisión es importante para permitir su avance.

Nosotros jugamos exactamente 98 horas en la versión remaster de PC, pero cabe recalcar que no existe gran diferencia en el apartado técnico del juego respecto a la versión de consolas.

Comencemos con uno de los aspectos más importantes del juego en nuestra opinión y el que le dio fama a esta saga. La Jugabilidad; esta nos presenta 6 pilares muy simples, que son: movimiento del personaje, movimiento de la cámara, ataques (fuertes, débiles, en salto, en caída y contraataque), defensas y curaciones (incluidas la magia y encantamientos) y gestión de la estamina o energía. Algo que hace especial a Dark Souls es, esta fórmula y el hincapié puesto por los desarrolladores en hacer que el jugador domine todas estas mecánicas; desde el inicio del juego, explicando el mapeado de botones a través de un “tutorial” minimalista, el juego insiste en la observación del entorno, la correcta utilización de armas y escudos, gestión de la energía y de la vida, pero algo muy interesante de las mecánicas del juego es que nos invita a explorar diferentes formas de enfrentar los obstáculos a lo largo de la historia, ser creativos y cautelosos a la vez.

Este apartado hizo especial a Dark Souls por lo generoso que es el juego al recompensarnos por jugar bien, digámoslo de una forma inteligente (evitando recibir mucho daño, permaneciendo alerta del estado de salud, atento al entorno y enemigos, por ejemplo), pero a su vez castigando a los jugadores que no tienen  la dedicación o paciencia para aprender las mismas; esto último hace que muchos consideren el juego demasiado injusto, puesto que cada vez que sucumbamos ante la muerte, perderemos todas las almas (moneda del juego) humanidades (estado del juego que nos permite invocar otros jugadores de la máquina o gente si lo jugamos en línea o ser invadidos por ellos), todos los recursos utilizados durante una batalla; si no que retornaremos al único punto de guardado del juego las Hogueras, en estas podremos realizar muchas acciones como mejorar armas, repararlas, subir de nivel nuestras estadísticas, recuperar vida y curaciones. Haciendo que la muerte en este juego se sienta mucho más auténtica perdiéndolo casi todo incluido el avance, puesto que todos los enemigos vuelven a reaparecer, cada vez que descansamos en una hoguera o retornamos a ella bien sea por morir o de forma voluntaria. Este sistema de muerte y respawn de enemigos da a Dark Souls su legendaria dificultad. Respecto a las ventajas del jugador son muy pocas, pero claves una de ellas es el poder mejorar el personaje en ciertos aspectos, dependiendo mucho qué tipo de héroe hayamos elegido y cuánto tiempo estemos dispuestos a conseguir los recursos para ser más poderosos.

Respecto a la historia trataremos de resumirla sin contar nada revelador. Se desarrolla en un reino que, alguna vez fue gobernado por seres muy poderosos, pero que se fueron corrompiendo por diferentes razones y han dejado el reino sumido en la muerte y próximo a su desaparición, nuestra misión será intentar restaurar el orden como un NO MUERTO elegido; y aunque a lo largo del juego se nos amplía el panorama, la idea central podría mantenerse. La historia no se cuenta a través de cinemáticas, ni de notas dejadas a lazar por el reino; si no de una manera sutil, en el diálogo con los personajes del juego, en la descripción de los objetos que vamos encontrando y sobre todo la perspectiva que obtengamos con los pequeños guiños sobre el pasado y presente de este mundo.

La banda sonora es de tipo épico oscuro, todo en música instrumental que nos acompaña en muy pocos lugares, pero sobre todo durante las batallas con jefes transmitiéndonos miedo, nervios y desesperación. La música es especial protagonista en un lugar significativo del juego: El Santuario de Enlace de Fuego, en esa instancia la música nos reconforta y permite respirar siempre que volvamos allí. La falta de música en el resto del mundo, nos brinda una inmersión en el mundo de Dark Souls, hace que siempre estemos con la guardia en alto, siempre atentos y precavidos.

En el apartado técnico, nos encontramos con gráficos notablemente de la pasada generación, pero con una especie de filtro, en el que todas las texturas se ven mucho más sólidas que en el original, efectos añadidos como el fuego ligeramente más realista, paredes visualmente más sólidas con efectos de iluminación y oclusión ambiental mejorados, dando una sensación agradable jugando en una resolución nativa de 1080p y a unos solidos 60 cuadros por segundo. Algo normal tomando en cuenta que el juego tiene sus ayeres y se desenvuelve en hardware moderno.

Visualmente el juego cuenta con escenarios muy variados, con una temática oscura y decadente predominantemente dada la historia del juego. No dejara sorprendido a nadie, puesto que es modesto en este apartado respecto a títulos modernos.

Como conclusión podemos decir lo siguiente a través de nuestra experiencia:

Dark Souls no es un título para todos, aquellos que no tengan paciencia para someterse al aprendizaje del juego, las duras muertes y los castigos que conllevan ellas, deberían pasar del título. Si gustas que el juego sea quien te diga por donde avanzar con un mapa o con una flecha que, nos indique constantemente el camino principal, o busquen gráficos espectaculares cinemáticas que deslumbren y den diálogos que parecen salidos de producciones hollywoodenses, este no es tu juego.

Pero si eres un jugador que disfruta de nuevas experiencias, una historia intensa y épica, pero sobre todo un desafío para todos tus años con videojuegos este será un título que amaras, lleno de secretos, con una cantidad increíble de opciones para personalizar tu personaje desde lo visual hasta la forma de combate.

Dark Souls representa una contracorriente y algo tan diferente en una industria que cada vez busca la similaridad y normalización de fórmulas efectivas, una filosofía que resulta en productos que no nos hacen sentirnos felices de jugar, como énfasis en los gráficos o historias de guerras y conspiraciones en la que encarnamos a un ser todo poderoso que puede con olas y olas de enemigos; por el contrario en Dark Souls nos sentimos insignificantes, débiles y con miedo a que el enemigo más endeble nos provoque una muerte e incluso el propio escenario. En fin, una experiencia que marcara tu forma de apreciar los videojuegos y como en nuestro caso la forma en la que te ves a ti mismo; que tanto estas dispuesto a soportar los castigos sobre tu paciencia.

Julio Ricardo de la Torre Aguilar 14/01/2019