AQUAMAN, LO QUE RESTA POR DECIR

15 Enero, 2019

AQUAMAN, LO QUE RESTA POR DECIR

Por: Kike Prieto

Aquaman la última aventura de WB y DC cómics sobrepasó el billón (NOOOOO …. Se dice mil millones &%$*) de dólares y se ha convertido en el primer éxito sin tapujos del universo DC desde Superman el hombre de acero y probablemente la Mujer Maravilla.

Mientras es celebrada en la red por varios fans que al fin ven un contendiente digno de su compañía contra lo que tiene que ofrecer la competencia, que no es mucho fuera de su megacrosover con 21 personajes, tenemos que ser sinceros como los gorilitas imparciales que somos, la película se siente como si nos hubieran pegado en la cabeza con una llave inglesa.

No nos malinterpreten, definitivamente es un viaje entretenido, pero tiene el mismo efecto que una botella de rivotril bajada con un four loko, estimulante pero brutalmente depresiva si amas el cine y si recuerdas productos asociados al cómic como Dark knight o Spider Man 2 (la de Raimi).

EL TIEMPO

Es raro que la película sobre el héroe mas subestimado de cualquier compañía dure lo mismo que Odisea 2001, la explicación viene de pensar con cabeza fría todo lo que se ha rociado sobre este lienzo. Tomas espectaculares a lo Thor y El señor de los Anillos, una pelea por el trono que no es justo achacárselo solo a Pantera Negra, ya que es un tema recurrente en la “cuesta del héroe”, la doma de una bestia enorme o Behemot como en Avatar, en este caso la reina de los Zergs, para regresar triunfante a casita, hasta una toma de flashback en un zoológico a lo Harry Potter. Del Otro lado tenemos cosas inexplicables como toda la sección de aventura en el desierto que solo sirvió para asesinar la canción favorita de ToTo de la redacción gorila, todo para fracasar en su intento de tejer simpatía entre los protagonistas que como suele ocurrir en estas historias no tienen química y solo son pegados uno al otro por la gravedad de las situaciones a las cuales son expuestos.

FANTASÍA, TONTERÍAS Y PREMISA

Aunque James Wan ha estrenado espuelas con el blockbuster y ya debe estar nadando en dinero como el Tío Rico, es difícil como una audiencia que ha sido cocinada a productos como la última Avengers tomarse en serio una película donde un Pulpo toca los tambores. Piénsenlo, en la película lo que hace especial a Aquaman es que puede controlar a los peces, pero todo el mundo tiene sillitas para caballos marinos y tiburones amaestrados, que carajos. La suspensión de credulidad acerca de cuanto más pueden meter a esta película sale volando por los aires cuando Aquaman descubre a su madre usando el pellejo de un ser de las profundidades y viviendo en una porción del centro de la tierra donde hay dinosaurios, el tema de Jurassic Park de John Williams resuena en nuestras cabezas mientras una vez mas nos preguntamos … que carajos.

Sin hablar de problemas de premisa fáciles de identificar: El búho nocturno necesita aliarse con la gente cangrejo para hacer añicos a la superficie, pero en lugar de eso, hace una toma hostil de los reinos que le faltan con un masivo ejército que fácilmente podía aventurarse solo contra la superficie, como bien lo muestran en esa toma del tsunami, o la del cangrejo gigante, que carajos.

Ni siquiera se dibuja bien la línea de porque los atlanteanos y humanos están enfrentados, se habla de la basura que se deposita en el mar, pero se cuela otra trama de guerra contra las profundidades que casi se olvida al final de la película, todo para meter por la puerta de atrás a Black Manta, en palabras de Deadpool, eso es escribir al cohete.

LA MÚSICA

Los retamos a encontrar una banda de sonido más inconsistente en lo que se van sucediendo las tomas, fuera del homicidio de “África” del que ya hablamos, hay momentos de la película que evocan a un sci fi avant pero retro al mismo tiempo como Interestelar o Blade Runner y otros que van de lo heroico a lo minimalista, la banda sonora va por todos lados y no hay nada que la identifique.     

LO BUENO

En el balance final, no queremos sonar muy petulantes, pero es lo que la gente espera de las películas de héroes ahora, que sean hilarantemente imposibles rayando en el ridículo, en el buen sentido de la palabra. Su peor defecto que es estar “por todos lados al mismo tiempo” es lo que evitó que nos aburriéramos a muerte como en el Llanero solitario de Gore Verbinski.

Además esta idea de mover la trama a como de lugar necesita un director de faena controlando todo de manera eficaz, solo cuenten las tomas de explosiones repentinas cuando dos personajes están hablando de lo que sea, es casi como haber domado al odioso “jump scare” de las películas de horror, es un logro notable, no, no es sarcasmo.

Consideramos que esta película es un paso en la dirección correcta, en el sentido de que aunque estábamos interesados en toda la mitología casi religiosa que estaba tratando de crear Zack Snyder, no se puede negar que todo ese tejido era a secas (lean esto comprensivamente y con apertura de mente) a-bu-rri-do.

Aquaman se va con un decente 6 sobre 10 en nuestro cuaderno, lo cual es una sorpresa tomando en cuenta que está al lado de cosas como el Escuadrón Suicida o la odiosa Justice League.