SPIDER-MAN INTO DE SPIDER-VERSE, MILES DE ACIERTOS

18 Enero, 2019

SPIDER-MAN INTO DE SPIDER-VERSE, MILES DE ACIERTOS

Por: Kike Prieto

Fuimos a ver Spider-Man Into de Spider-verse y resulta que es todo lo buena que dicen que es.

Nada le causa más placer a la redacción gorila que la muerte de una “regla infalible del cine moderno” de esas que tanto se vienen inventando últimamente. Cuando Jon Watts presentó Homecoming, ese regular reciclaje de película coming of age que sirvió mas como trampolín comercial inter marcas que para hacer justicia al personaje, aseguraba que no haría otra historia de origen, porque eso era lo que había gastado al personaje, también refiriéndose a un orejón justiciero de la marca rival.

En esta ocasión y hasta mofándose de esa muletilla Alex Hirsch, Phil Lord y Christopher Miller no solo hacen justicia a las versiones mas amadas del personaje, sino que cumplen una faena difícil: presentar a Miles Morales al grueso de la fanaticada del UCM y salen airosos sin despeinarse; nos hace pensar en como hubiera salido Solo: A star wars story si Disney no hubiera picado su trabajo por todos lados.

La trama en sí no es nada del otro mundo, pero todo el empaque viene por supuesto sustentado por el estilo tan peculiar de animación que aproxima al producto a la bidimensionalidad de un cómic, con unas escenas de acción delirantes y una fluidez y variedades de estilo que cuajó tan bien en una unidad, que Sony trató de patentarla la semana pasada causándonos un ataque de risa y recordándonos que, aunque lo haya logrado con la película, Sony sigue siendo Sony juajua.

Los fanáticos del personaje a lo largo de los años encontrarán una variedad de referencias entrañables, desde la muerte de Ben Reilly, el universo ultimate, a la mala racha que ha sufrido Peter Parker a lo largo de estos últimos años (maldito Dan Slott equis de) a quien se nos presenta en la historia como un perdedor, pero que al final logra sacarse esa aura de negatividad y nos pone muy optimistas en lo que concierne al futuro de nuestro querido spidey, pero claro, esto no es acerca de él.

Lo dijimos, la historia de origen de Miles es solo una variación de la original y el film utiliza el multiverso Marvel y el spider-verso presentado en cómics y en la genial serie animada de los 90 para que ese detalle no solo esté justificado, sino que logre la empatía necesaria de la nueva generación con Miles, uno de los pocos héroes que ha sido consistentemente aceptado desde que varias leyendas de la editorial legaron sus botas a generaciones más jóvenes y diversas, con resultados, digamos diplomáticamente, no muy aceptables.

El desarrollo de la historia es tan acertado que no comete un error muy común en estos tiempos (pregúntenle a Watts y su MJ) de hacer de algunos personajes como Gwen y la Dock Ock infalibles y cansinos y hasta logra que funcione Spider Ham/ Peter Porker, la versión toon del personaje, uno de los departamentos que más nos preocupaba antes de ir a la cita y que tenía potencial de subir decibeles de ridiculez por donde se lo vea.

Finalmente como Marvel sabe lo que funciona, lo repite con un giro de tuerca en su villano, el intimidante Kingpin, que aunque está justificado como Thanos en su proceder, conserva su perfil de despiadado e implacable, muy bien hecho guionistas.

En resumen es un viaje alucinante, con una banda sonora que logra cerrar todo con un nudo elegante convirtiéndola en una propuesta que ha logrado en animación algo que no pasaba hace tiempo, que Marvel le plante cara contundentemente a DC.