GLASS: EL ESCAPE AL ESCAPISMO

22 Enero, 2019

GLASS: EL ESCAPE AL ESCAPISMO

Por: Kike Prieto

A ver, vamos a darle caña a la película antes de que Slavoj Žižek u otro crítico de esos que te cuenta que estaba comiendo cinco minutos antes nos hagan quedar como unos idiotas y nos olvidemos que teníamos que poner acá. Ah ya … esto es una magistral de desenvolver narrativa señores. A mucha gente no le ha gustado la película porque se sienten defraudados por el crescendo que amenazaba la historia en su segunda parte, un thriller psicológico inquietante que hacía romance con el terror y que en su parte final nos dejó a todos boquiabiertos con la novedad que la historia se desarrollaba en el “universo irrompible”, estábamos ante una segunda parte sin saberlo, madre mía.

Pero con este cierre M. Night Shyamalan, a quien en el pasado le hemos dado duro cuando se lo merecía,  compone una tetradimensionalidad y al mismo tiempo de revelarte que todos tenemos derecho a ser diferentes en una época de uniformidad desamparo y hastío, hace justo eso con su película, es diferente, nada contracorriente de todo ese cauce monstruoso en el que se ha convertido el género estos últimos quince años.

Subvierte nuestras expectativas (vamos a seguir usando eso mucho, gracias Ryan Jonson) en el sentido de que esperamos toda la fanfarria y cotillón que viene con la historia convencional de superhéroes, pero si esperas eso de este relato, seguro no recuerdas bien de que iba Unbreakable, era una deconstrucción del tipo, no en su esencia como Watchmen o una extensión en género como Dark Knight, era un ancla a la realidad muy pesada, con mucho más énfasis en esencia y no en estilo.

En ese sentido, Glass ha utilizado las reglas del cómic en su mito, pero no ha creado una “película de héroes” (en todo el mal sentido de la palabra), lo que ha hecho ha sido darle aire a los superhéroes, nos ofrece un nuevo sistema en el que no sabemos quién es el villano, en palabras del propio Elijah Price, donde los buenos pierden y los malignos ganan, pero no del todo, porque sigue siendo una historia de comic.

En resumen es una película magistralmente actuada, especialmente  con un James McAvoy que deja sin aliento y un director comandante de la historia que se tiene fe y sabe que su moraleja es consistente. 

Cuando el polvo se disperse y terminen las discusiones, va a terminar siendo tan importante como Unbreakable. Piensen en eso cuando en la resolución de la crisis infinita todos regresen vivos y coleando y comience otro culebrón sin verdaderas consecuencias ni emociones, etcétera.