Esperando a los Guardianes

31 Julio, 2014

Esperando a los Guardianes

Por: Redacción Gorila

Por Adrián Nieve

Solo a un capo entre capos se le ocurre algo así como Pornografía Apta Para Todo Público y ese capo fue James Gunn, a quien, en un movimiento muy agradablemente sorpresivo de la Marvel, contrataron para dirigir la película Guardianes de la Galaxia.

Luego de recordar que dirigió películas como Super, participó en la muy genial Movie 43 (naa, mejor quédense con esta imagen de Movie 43) y escribió/actuó para Lollipop Chainsaw (intentamos olvidar su participación en el live-action de Scooby Doo), muchos quedaron entre confundidos y emocionados con la contratación de Gunn como director de esta nueva apuesta de Marvel. Algunos pensaban que una película basada en un cómic, por lo general, desconocido a manos de un director no muy comercial resultarían en una catástrofe, un fracaso tan épico que los gorilas del futuro cantarían canciones sobre él. Otros, pensaban que era bastante emocionante que Kevin Feige se animara a usar a estos personajes y que fuera alguien como James Gunn quien dirigiera dicho filme. Sea el caso que fuese, toda esa especulación inició el año pasado y, hoy, estamos en las vísperas del estreno del filme.

Con la crítica ya certificándola como buena, fresca, aluci, y todas esas chorradas que se dicen, además de estar ensalzando a los actores (particularmente a nuestro cuate, Chris Pratt), en los estudios gorila no sabemos qué pensar (pues aun no la hemos visto #d'doy), pero sí sabemos que no se puede confiar en los críticos (a menos que trabajen para el Big Gorila). Sin embargo, algo en el humor enfermo de Gunn y de Pratt (y si no nos creen que tienen un humor enfermo, léanse ésta) nos da un poquito de fe, e iremos al cine con cierta ilusión infantil. Les comentamos luego que onda.